Las distintas modalidades de factoring

Existen diversos tipos de factoring que hay que conocer bien.

 

Las distintas modalidades de factoring se pueden clasificar según diversas perspectivas.

La clasificación más habitual es de la siguiente forma:

  • Factoring del Sector Privado:
    • Factoring Sin Recurso (con cobertura de insolvencia)
      • Con Financiación
      • Sin Financiación
    • Factoring Con Recurso (sin cobertura de insolvencia)
  • Factoring del Sector Público
    • Factoring Seguridad Social
    • Factoring Otros Organismos Oficiales
  • Factoring de Exportación
    • Con Financiación
    • Sin Financiación

No obstante, atendiendo a la localización del negocio el factoring se clasifica en:

  • Nacional: En estas operaciones todos los intervinientes en ella (Cedente y Deudores) son residentes en España.
  • Importación: Es esta modalidad, el cedente de los créditos es un no residente y sus deudores son residentes en España.
  • Exportación: a la inversa que, en el supuesto anterior, en este caso el cedente de los créditos es un residente en España, y sus deudores son no residentes en el mercado español.
  • No residente: esta modalidad recoge la casuística en la que ambas figuras, cedente de los créditos y sus deudores son no residentes en España.

En cuanto a la asunción del riesgo comercial de las operaciones existen básicamente dos modalidades de factoring:

  • El factoring sin recurso, que implica que la sociedad de factoring se hace cargo de la cobertura del riesgo asumiéndolo en su totalidad, por lo que en caso de que el deudor no efectúe el pago el día de su vencimiento, la compañía de factoring no podrá reclamar el importe anticipado en su día usuario del servicio. Eso significa que el Factor asume plenamente el riesgo de insolvencia del deudor (insolvencia de hecho o concurso de acreedores). Vale la pena indicar que casi el 95% del factoring en España es sin recurso.
  • El factoring con recurso significa que la sociedad de factoring no asume el riesgo de las transacciones comerciales y en caso de impago de las facturas retrocederá el anticipo efectuado sobre dicho crédito y cargará los importes de las devoluciones en la cuenta del usuario cedente.

Respecto a la forma de cobro existen tres tipos de factoring:

  • Factoring con Notificación: la sociedad de factoring notifica a cada uno de los deudores incluidos en el contrato formalizado con el cedente, informándoles que a partir de ese momento la entidad de factoring para a ser el titular de los derechos de crédito que hasta ese momento tenía para con el cedente, en base al contrato de factoring firmado entre ambos (cedente y Factor). A través de esta opción, los deudores pasan a tener la obligación de pagar los créditos a la entidad de factoring, siempre y cuando no se haya instrumentado la operación como factoring de agencia, modalidad ésta descrita más abajo.
  • Factoring sin Notificación: el Factor no notifica a los deudores incluidos en el contrato de factoring. En este caso los deudores no conocen la participación de la sociedad de factoring en su relación comercial con el cedente, por lo que los pagos siguen siendo realizados directamente al cedente. Al igual que en lamodalidad anterior, salvo que la operación se instrumente como factoring de Agencia, el cedente deberá entregar al Factor todos los documentos de cobro recibidos (pagarés, letras de cambio, etc.) para que sea éste el que llegada la fecha de pago realice la gestión de cobro. Obviamente si el pago de los deudores se realiza mediante transferencia o cheque, el cedente está obligado a abonar estos fondos recibidos a la menor brevedad posible.
  • Factoring de Agencia: Independientemente de la modalidad que se elija de las indicadas anteriormente, la operación puede instrumentarse bajo la figura a través de la cual el cedente es nombrado agente de cobro por parte del Factor, siendo éste el que realiza la gestión de cobro de los créditos cedidos, estando obligado contractualmente a remitir al Factor los fondos que vaya recibiendo de sus deudores incluidos en el contrato de factoring formalizado.

Y atendiendo a la existencia o no de anticipo de las facturas existen dos tipos de factoring:

Factoring con financiación o factoring sin financiación

No obstante, e independientemente de la modalidad que se elija de todas las indicadas anteriormente, el cedente tiene la opción de elegir el momento y el importe que desea que el Factor le anticipe, atendiendo siempre al disponible generado en base al contrato de factoring formalizado y a los créditos cedidos, que tenga en cada momento concreto. Este nuevo elemento hace que el cedente pueda optar por la financiación o no de los créditos cedidos al Factor.

 

Formalización contractual del factoring

El factoring se formaliza mediante un contrato de cesión de créditos entre una empresa proveedora que mantiene crédito interempresarial con sus clientes y una sociedad financiera especializada en servicios de factoring, la cual anticipa la liquidación de una parte importante de los fondos correspondientes a las facturas cedidas. Por medio del factoring la empresa vendedora de bienes o servicios cede los derechos de cobro de su facturación a la sociedad de factoring.

La sociedad de factoring –también denominada factor–  se encarga de hacer la gestión de cobro ante los clientes de la empresa proveedora, así como le ofrece financiación de su circulante. Opcionalmente puede proporcionar al proveedor la cobertura del riesgo de insolvencia o de impago de las facturas, de forma que la empresa proveedora se asegura el cobro de todas las ventas.

La gran ventaja del factoring es que se trata de un producto financiero que permite a las empresas proveedoras de bienes o de servicios disponer anticipadamente de los importes de las transacciones comerciales con sus clientes, es decir mucho antes que se produzca el vencimiento de pago acordado entre vendedor y comprador.

Así pues, el factoring es un servicio financiero que consiste en que, a través de un contrato de cesión de crédito, la sociedad de factoring –por supuesto a cambio de una comisión y unos intereses– abona una parte importante –entre el 80 y el 90%– de los importes de las facturas emitidas por una determinada empresa proveedora a cargo de sus clientes, y se encarga de su posterior cobro a los deudores.

El factoring permite a las empresas que por condiciones del mercado tienen que conceder plazos de pago dilatados a sus clientes, obtener disponible de forma casi inmediata y además les evitarán tener que recurrir a endeudamientos con entidades bancarias mediante pasivo a corto con coste para poder financiar las cuentas de clientes o acudir al descuento tradicional de efectos.

El factoring se diferencia del descuento tradicional de efectos en que ofrece una serie de servicios administrativos, financieros y de cobro a los usuarios del servicio, y en muchos casos asumen el riesgo del buen fin de las operaciones.

Los contratos de factoring pueden incluir el principio de globalidad y exclusividad (términos similares al seguro de crédito). El principio de globalidad implica que durante la vigencia del contrato el cedente (el proveedor) se obliga a ceder la totalidad de la facturación sobre uno, varios, o todos los deudores incluidos en la operación que se formalice a la sociedad de factoring. En muchos contratos se pacta la existencia de globalidad parcial, de modo que ésta se limita a la facturación a ciertos productos, clientes, canales de distribución o zonas geográficas. El principio de exclusividad impide que el cliente decida operar de forma unilateral con otras sociedades de factoring, aunque se puede pactar de común acuerdo con todas las sociedades de factoring implicadas, que el proveedor mantenga varios contratos de forma simultánea con diferentes factores.

 

 

Nuestros servicios de consultoría de Credit Management le ayudan a implantar mecanismos de protección del crédito, para más información se puede visitar nuestra web: https://perebrachfield.com/consultoria/

Para conocer mejor https://perebrachfield.com/consultoria/ cursos in company se puede visitar nuestra sección de FORMACIÓN: https://perebrachfield.com/formacion/

Y también recomendamos visitar nuestra nueva sección de workshop en gestión de impagados, mentoring y counceling profesional: https://perebrachfield.com/workshop/

Para mayor información acerca de nuestros cursos de gestión de impagados, cursos de credit management, formación en administración del crédito, servicios de formación in Company, consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto: https://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al: 93 296 96 61.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo.