La situación de España es insostenible; la cuenta atrás para el rescate ha empezado

El Estado Español está al borde del precipicio o si lo prefieren del rescate total. La operación de salvamento de las entidades financieras españolas a través del fondo de 100.000 millones de euros, aún pendiente de ejecutar, ha sido incapaz de frenar a unos mercados financieros en plena fiebre especuladora.

A pesar que las quince palabras mágicas, pronunciadas hace unos días por el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que consiguieron que se relajara momentáneamente la prima de riesgo,  España necesita dinero y  los especuladores han visto que la posible hecatombe hispana puede depararles enormes beneficios.  Alea Jacta Est. Se ha iniciado la cuenta atrás para el rescate de España.

Estos días que millones de españoles preparan las maletas para un merecido descanso, se van con la preocupación de lo que pueda suceder en el mes de agosto. Ojalá me equivoque, pero para después del verano es bastante probable que España se haya precipitado al vacío del rescate total.

Los burócratas y políticas que intentan manejar la desesperada situación actual parece que apuestan todo a que el fondo de rescate europeo se dote de una licencia bancaria que le permita poner en vereda a los especuladores internacionales. Pero no hay nada seguro. Ya antes cifraron sus esperanzas en que la transfusión masiva de recursos monetarios a la banca resolvería los problemas latentes. Incurrieron en un enorme error, como han venido a demostrar los hechos.

Las estadísticas básicas de España indican que ésta se encuentra abocada a tener que solicitar formalmente la intervención de la UE, el BCE y el FMI. La bolsa parece el Dragon Khan pero con más tendencia a ir cuesta abajo. En 2012 acumula ya un descenso del 25%, que se eleva al 55% en los últimos cuatro años. Entre tanto, la prima de riesgo escala cimas nunca vistas en casi cuatro lustros. El Tesoro para vender sus bonos está pagando unos intereses leoninos del 7,5%, con tendencia al alza.

El prusiano ajuste aprobado por Mariano Rajoy hace pocas semanas implica un recorte de 65.000 millones de euros, aunque finalmente se quedarán en unos 56.000.  Asimismo este año, sólo en intereses, el Estado Español deberá desembolsar unos 37.000 millones de euros, un 30% más de lo presupuestado, debido a la imparable escalada de la prima.

Casi el diez por ciento de los euros gastados por el Estado Español se sublimará por el desagüe para afrontar los intereses de la deuda. Vale la pena recordar que en 2007, justo antes de que estallara la crisis, el Estado pagó la desorbitada cantidad de 13.700 millones en concepto de intereses de su deuda. El agujero negro generado desde entonces es galáctico.

En dos años, sólo este epígrafe de gasto habrá consumido con creces las rentas de todos los recortes. De esta forma se está pidiendo a la ciudadanía un colosal esfuerzo  que no va a solucionar los problemas de España. La deuda pública ha entrado en una espiral  que se asemeja a la bola de nieve que rueda montaña abajo hasta provocar un alud que sepulta al pueblo que se encuentra al lado.

Otro punto es que el gasto global de la Administración totalizó 413.000 millones de euros en 2007. La cifra subió a 469.000 millones de euros  en 2011. O sea que pese a las  sucesivas medidas de austeridad y a los draconianos recortes con motosierra, el Estado Español gasta hoy un 13%  más de recursos que hace cinco años.

Hay que hacer notar que en el mercado de la deuda, la curva de tipos se ha quebrado y la rentabilidad de los bonos a partir del plazo de tres años prácticamente se iguala en torno del 7,5%. El dato equivale a una suerte de presagio de que los inversores auguran una intervención inminente de España.

 Al propio tiempo, los seguros de impago de la deuda a cinco años campan por la estratosfera ante el miedo general de que las agencias de medición de rating rebajen la calificación de la deuda española al nivel de los bonos basura.

 España lleva varios años gastando la descomunal cantidad de 100.000 millones de euros más de los que ingresa. La situación es insostenible. Las comunidades autónomas no pueden conseguir liquidez porque nadie les quiere financiar. Estos días algunas CCAA tienen que tragarse el orgullo y  acudir en última instancia al Gobierno de Mariano Rajoy a mendigar fondos. Pero el Gobierno tiene telarañas en la caja y sólo puede obtener dinero en los mercados internacionales pagando intereses que hacen que Don Gumersindo de Azcárate esté dando vueltas en su tumba.

Finalmente la  severa e injusta subida de impuestos provocará que la bajada del consumo, el hundimiento de la actividad empresarial y generará más recesión.

De modo que España se acerca a pasos agigantado al hundimiento histórico de su economía que hará que las predicciones de hace unos años del Catedrático Santiago Niño Becerra sobre el Crash nos parezcan optimistas. Entre los empresarios y ciudadanos de a pie ya existe la impresión de que sólo una intervención formal de los MIB o mejor conocidos como lo hombres de negro podrá salvar de la hecatombe a España. Pero la cuenta atrás ya ha comenzado y no se puede demorar por más tiempo la decisión o el destino de España será caer en el abismo económico.

1 comentario en “La situación de España es insostenible; la cuenta atrás para el rescate ha empezado”

  1. no cabe duda, Mexico, no se queda atras, estamos en una crisis, mundial, donde el más fuerte se ha encargado devorar al más debil, ya es momento, de un dar inicio al cambio ya que con el pueblo intentan rescatar lo irrescatable no es justo

Los comentarios están cerrados.