A las Administraciones Públicas les gustan los registros de morosos

Los ficheros de morosidad y listados de morosos de las Administraciones están de moda.

Desde hace muchos años existen en España diversos ficheros de solvencia patrimonial, coloquialmente llamados registros de morosos, ficheros de morosos o listados de morosos. Tradicionalmente este tipo de registros de mora eran de ámbito restringido, y habían sido utilizados por entidades bancarias, cajas de ahorros, compañías de servicios básicos, emisores de tarjetas de crédito, entidades financieras de todo tipo, empresas de telecomunicaciones, editoriales y compañías suministradoras de energía. En estos ficheros de morosidad se suele incluir a los datos de personas físicas y jurídicas que han mantenido deudas impagadas durante un cierto tiempo sin pagarlas, por lo general durante más de 90 días naturales.

El registro de morosos más veterano y conocido es el célebre RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas). A pesar de que en el año 2005 algunos agoreros habían anunciado en la prensa la desaparición definitiva del célebre RAI e incluso habían llegado a escribir su necrológica, el RAI, como el ave Fénix, renació y todavía se encuentra en funcionamiento.

Ahora bien, desde hace algunos años las Administraciones Públicas también están haciendo uso de los registros de morosidad y listados de morosos para revelar los nombres de los morosos con Hacienda Pública. La Agencia Tributaria ha publicado la lista de morosos actualizada con Hacienda, compuesta por las personas físicas y jurídicas que adeudan más de un millón de euros a las arcas públicas. En total, figuran en dicho listado 4.028 personas y empresas con una deuda que agregada que supera los 14.000 millones de euros. Algunos de los nombres son muy conocidos por el público. Ahora bien, no hay que olvidar que el artífice de esta lista de morosos fue el Ministro de Hacienda del Gobierno de Rajoy, Cristóbal Montoro que emprendió en el año 2012 una implacable cruzada contra los morosos del Estado Español mediante la puesta en marcha de un registro de morosos con Hacienda. Montoro, como paladín en la lucha contra los deudores recalcitrantes quería hacer públicos los nombres de los defraudadores y morosos con el fisco mediante la publicación de listados de morosos como una especie escarnio público y medida de presión para que los afectados pagaran sus deudas al verse retratados en los listados de morosos. Después de superar muchos obstáculos y vencer resistencias en el seno del propio Gobierno de Rajoy, en abril de 2015 el Ministro consiguió finalmente su objetivo cuando el Consejo de Ministros aprobó la publicación de este particular listado de morosos fiscales, dentro de la reforma de la Ley General Tributaria.

Cristóbal Montoro, que es Catedrático de Economía Aplicada, Hacienda Pública y Derecho Tributario, llevaba años argumentando que, para luchar contra el fraude fiscal, hay que hacer públicos los nombres de los defraudadores y morosos con el fisco mediante la publicación de los datos de los ficheros de morosos. Por ese motivo creo que se debería denominar a este listado de morosos con Hacienda “la lista de Montoro”, ya que consiguió modificar la Ley General Tributaria y añadir el artículo 95 bis, referente a la “publicidad de situaciones de incumplimiento relevante de las obligaciones tributarias”. Bajo este eufemismo, se esconde la autorización a Hacienda para publicar el listado de morosos con las arcas del Estado; en concreto aquellos que deben más de un millón de euros. Con todo, en mi opinión, en la publicación de los listados de morosos se ha colocado el listón muy alto; un millón es una cantidad muy elevada, lo que permitirá que deudores con cantidades impagadas importantes que estén en los registros de morosos de la Agencia Tributaria escapen a la difusión pública. Hubiera sido más lógico poner el listón en 120.000 euros, que es el importe con que el artículo 305.1 del Código Penal delimita el delito fiscal y que los deudores que mantengan deudas con Hacienda por importe superior y estuvieran en los ficheros de morosos de la Agencia Tributaria, fueran también incluidos en el listado Montoro de morosos.

La vigente norma tributaria permite que salga a la luz pública la relación de defraudadores con las sentencias condenatorias firmes de los delitos contra la Hacienda pública que se confirmen tras la entrada en vigor de la reforma, aunque deriven de hechos acaecidos previamente. Mediante este precepto se dará publicidad parcial a los datos identificativos de las sentencias condenatorias firmes de delitos contra la Hacienda pública, o sea delitos en el ámbito fiscal, insolvencias punibles y contrabando. Ahora bien, el listado de morosos y defraudadores con la Hacienda Pública queda limitado por Ley a los morosos que deban más de un millón de euros a las arcas públicas y que no hubieran sido pagadas en el plazo de ingreso voluntario, salvo que estén aplazadas o suspendidas. Por tanto, si un contribuyente adeuda 999.999 euros al fisco no sale retratado en el listado de morosos, pero si tiene la mala suerte de deber 1.000.001 sí que verá su nombre reflejado en la “lista Montoro”. Así las cosas, los deudores recalcitrantes con las arcas públicas reciben una intimación de pago muy especial para que salden sus deudas. Debe tenerse presente que el listado se puede descargar libremente a través de la web oficial de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

La idea del listado de morosos estatal está siendo copiado por las Comunidades Autónomas. Hace algunos días, el vicepresidente económico de la Generalitat, Pere Aragonès, en una comparecencia parlamentaria informó que, como medida dentro del plan de la Hacienda catalana contra el fraude para los próximos cuatro años, el Gobierno catalán publicará su propio listado de morosos tributarios, que se ceñirá a aquellos contribuyentes que adeuden a la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) más de un millón de euros. Esta medida tiene como objetivo promover el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales de los contribuyentes morosos. Vale la pena recordar, que la Agencia Tributaria se encarga de la inspección de quince tributos propios y cedidos, entre los que se encuentran el de Sucesiones y Donaciones, el de Transmisiones Patrimoniales que grava las compraventas de inmuebles de segunda mano, y el de Actos Jurídicos Documentados. Asimismo, Aragonès afirmó que el Gobierno será implacable contra el fraude fiscal y que hacer público el impago de impuestos mediante registros de morosos tendrá más impacto en fomentar el pago que la modificación de las figuras tributarias existentes. La Generalitat tiene la intención de publicar el listado de morosos de la ATC a partir del cierre de este año.

 

Para mayor información acerca de nuestros cursos de administración del crédito, gestión de impagados, servicios de formación in Company, servicios de consultoría de Credit Management y de recobro de impagados, consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto: https://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al: 93 296 96 61.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo