Las causas de los impagados en pymes y autónomos

Cuando se trata de profesionales, autónomos o comerciantes, sus deudas son motivadas por compras o inversiones destinadas a su actividad empresarial o profesional.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de personas el éxito de sus negocios depende muy directamente de su esfuerzo personal y habilidad para triunfar. En el caso de estos deudores su capacidad de pago va directamente relacionada con la buena o mala marcha de su negocio. Las circunstancias que conviertan en morosos a este tipo de personas suelen ser:

  • El deudor ha hecho inversiones excesivas en su negocio y se encuentra endeudado por encima de sus posibilidades
  • En los comercios la instalación en la zona de una gran superficie puede conducir a una crisis por bajada en las ventas
  • Cuando se hacen unas compras excesivas de determinadas existencias se quedan sin liquidez para pagar a otros acreedores
  • Por enfermedad o accidente tiene que dejar de trabajar y sus ingresos disminuyen al mínimo
  • La pérdida en los autónomos de un cliente importante supone un brusco descenso de ingresos
  • Por motivos estacionales o coyunturales un profesional o autónomo tiene una fase de menos facturación

Las causas de los impagados en las empresas

Las empresas son las que presentan mayor diversidad de causas por las que se pueden encontrar en una situación de insolvencia. Es muy importante saber discernir si el deudor está pasando una situación de insolvencia técnica permanente o se trata de una situación transitoria motivada por una crisis puntual de tesorería.

Las causas se pueden agrupar en varias categorías:

  • problemas externos
  • problemas de estructura y de gestión económico-financiera
  • problemas de marketing y comercialización
  • problemas de producción y tecnología
  • problemas de dirección y organización

1. Problemas externos

Una empresa puede sufrir las consecuencias de cambios del sector en que trabaja, modificaciones en el entorno y otras circunstancias que escapan a su control. Este tipo de problemas pueden hacer que una empresa solvente en poco tiempo se convierta en un moroso. Los más conocidos son:

  • Coyuntura económica desfavorable
  • Cambios legislativos o de normativa legal
  • Siniestros
  • Entrada de competidores extranjeros
  • Pérdida de competitividad debida a la globalización

2. Problemas de estructura y gestión económica- financiera

Muchas empresas ya nacen con el pecado original que es una insuficiente aportación de capital por parte de los socios. La estructura financiera deficiente hace ir mal a la empresa desde el principio puesto que debe endeudarse con terceros para financiar las inversiones. Esto hace disminuir los beneficios y a la larga puede conducir a una situación de insolvencia.

Otro problema de estructura es el excesivo endeudamiento a corto plazo, lo que provoca desequilibrios del balance e incluso la suspensión de pagos

Los beneficios insuficientes o las pérdidas en varios ejercicios pueden llevar consigo a la insolvencia definitiva de las empresas

La falta de rentabilidad o una rentabilidad insuficiente puede llevar a la larga a las empresas a tener serios problemas o incluso quebrar.

Los problemas de liquidez y capacidad de pago a corto plazo pueden derivarse de activos circulantes inferiores a los pasivos exigibles a corto. La empresa tiene problemas de liquidez y puede llegar a suspender pagos.

Las empresas con activos circulantes superiores a los exigibles a corto pueden tener problemas de liquidez si los activos están formados por existencias de lenta comercialización o realizables difíciles de cobrar.

Las dificultades de cobro y la morosidad de los clientes son otro motivo por el cual las empresas pueden verse en una situación de crisis

Las inversiones excesivas en inmovilizados o en existencias poco rentables son también motivos que conducen al fracaso empresarial.

Un crecimiento demasiado acelerado o por encima de sus posibilidades puede ser causa de la insolvencia de las empresas

3. Los problemas de marketing y comercialización

  • Descenso de las ventas y pérdida de clientes
  • Errores estratégicos en los planes de marketing
  • Fracasos en el lanzamiento de productos
  • Entrada de nuevos competidores
  • Cambio en los gustos del consumidor
  • Obsolescencia de los productos
  • Final de los ciclos de vida de los productos
  • Precios excesivamente altos para los mercados
  • Márgenes sobre ventas insuficientes
  • Volumen de facturación insuficiente para alcanzar umbral de rentabilidad

4. Los problemas de producción y tecnología

  • Sistema productivo insuficiente
  • Baja utilización y escasa productividad de los activos inmovilizados, instalaciones, maquinaria, bienes de equipo
  • Tecnologías obsoletas que restan competitividad
  • Costes de producción demasiado elevados

5. Los problemas de dirección y organización

  • Dirección de la empresa ineficaz o incompetente
  • Carencia de un control de gestión
  • Fraudes internos de socios o administradores
  • Conflictos laborales