Cómo comprobar si el IBAN y el BIC de una cuenta bancaria en España y en Europa son correctos

Qué es el código IBAN como identificador de cuenta bancaria y qué es el código BIC.

 

El IBAN como identificador de SEPA

Una de las consecuencias más inmediatas de la adopción de los instrumentos diseñados por la “Single Euro Payments Area” (mejor conocida por el acrónimo SEPA) fue la sustitución del tradicional identificador de las cuentas bancarias en España (conocido como Código Cuenta Cliente o CCC) por el identificador internacional de número de cuenta denominado en inglés “International Bank Account Number” (más conocido por su acrónimo IBAN). En la jerga de SEPA el antiguo identificador de las cuentas bancarias se le denomina “Domestic Account Number” aunque se le conoce mejor como “Basic Bank Account Number” (BBAN).

Por ello, las entidades de crédito españolas y las que se encuentran en la zona SEPA, fueron suprimiendo de forma paulatina los antiguos códigos de cuenta cliente “pre SEPA”. En el caso de España el antiguo CCC coexistió con el IBAN durante unos años hasta su eliminación en febrero de 2014.

Esta migración al IBAN no fue fácil ni rápida en España, puesto que, en el sistema bancario español había utilizado el Código Cuenta Cliente (CCC) como elemento de identificación de cuentas a nivel interbancario y los usuarios de la banca lo tenían sumamente interiorizado. Como consecuencia de la migración a la SEPA, el IBAN pasó a ser la pieza central para la identificación de cuentas mientras que el BIC desempeñó un papel equivalente con relación a las entidades financieras que hacían operaciones de pago en otros países pertenecientes a la zona SEPA. Vale la pena señalar que los países que forman parte de la “Single Euro Payments Area” o zona SEPA ha ido incrementando a lo largo de los años y que actualmente comprende a 36 Estados europeos (después de la reciente incorporación de Andorra y de la Ciudad del Vaticano).

El código IBAN es el número identificador de una cuenta bancaria internacional que identifica inequívocamente una cuenta corriente individual en un Estado miembro de SEPA. El IBAN es una serie de caracteres alfanuméricos que identifican a una cuenta determinada en una entidad financiera de cualquier lugar del mundo. O sea, a cada cuenta le corresponde un único IBAN y a partir de dicho IBAN se identifica el país, la entidad, la oficina y la cuenta. Se trata del estándar (EBS204) del Comité Europeo de Estándares Bancarios (ECBS), que, a la vez, cumple el estándar internacional ISO 13616:1997. La norma actual es ISO 13616:2007, la cual establece a SWIFT como el registrador formal inicialmente desarrollado para facilitar pagos dentro del Unión Europea; ha sido implementada por la mayoría de los Estados Europeos, Países Latinoamericanos, Estados Unidos de América, Canadá y por muchos países en vías de desarrollo, especialmente en el Oriente Medio y en el Caribe, donde el IBAN se convierte en la nomenclatura clave para realizar todo tipo de transacciones bancarias.

El IBAN se creó para ayudar a los bancos a automatizar las transferencias dentro de Europa, de manera que los pagos intracomunitarios queden asimilados a los pagos nacionales y se puedan aplicar las mismas tarifas y plazos de ejecución. Hay que tener presente, que el IBAN, es un código que está siendo utilizado por diversos países del mundo. Por consecuencia, la lista de países que emplea el IBAN se va ampliando cada año.

 

¿Qué y cómo se estructura el código IBAN?

El código IBAN forma parte de los identificadores de las cuentas bancarias que son estándar de la zona SEPA, creado por el Comité Europeo de Estándares Bancarios (ECBS) con el objetivo de facilitar la identificación homogénea de las cuentas bancarias a todos los países. Es decir, a cada cuenta bancaria le corresponde un único código IBAN y a través del IBAN se identifica el país, la entidad, la oficina y la cuenta. Se trata de un estándar del Comité Europeo de Estándares Bancarios (EBS204), que a su vez cumple con el estándar ISO 13616.

Por tanto, el IBAN, es un número de cuenta internacional que permite identificar precisamente al beneficiario de la transacción, y que permite por tanto realizar pagos de una forma automatizada. El IBAN sirve para que cualquier banco europeo (o internacional) pueda comprobar que la cuenta de un banco de otro país es auténtica y pueda emitir instrucciones de pago correctas.

El objetivo principal del IBAN es facilitar el tratamiento automático de pagos y cobros transfronterizos. El estándar asegura la transmisión correcta de los datos y reduce las posibilidades de intervención manual. Consiguientemente, contribuye a evitar los costes y las demoras asociadas a la transmisión incorrecta o insuficiente de los datos relativos a las cuentas bancarias.

El código IBAN está formado por una secuencia alfanumérica de caracteres, con un tamaño fijo que depende del país donde se encuentre la cuenta bancaria, y de un máximo de 34 caracteres. Los dos primeros caracteres son de carácter alfabético y han de ser siempre dos letras que identifican el país en el que está abierta la cuenta bancaria (GB, FR, AD, ES).

Debe señalarse que el estándar de los dos primeros caracteres que son las letras que identifican el país es relativo, en el sentido de que dichas primeras dos siglas alfabéticas no obedecen siempre a un mismo idioma de clasificación. Por ejemplo, en Hungría, las letras son HU, del vocablo inglés HUNGARY, aunque en húngaro el nombre del país es MAGYARORSZÁG. En cambio, en España, la sigla designada está representada como ES: lo cual es muy distinto de SP que sugerirían las dos primeras letras de SPAIN (España en inglés). Otro caso similar es el hecho de que, en Alemania, las letras no sean GE (del inglés, GERMANY), sino que es DE, el equivalente a DEUTSCHLAND, palabra que en el idioma alemán significa Alemania.

Los dos siguientes son los dígitos de control que son calculados de acuerdo al mismo algoritmo independientemente del país y número de cuenta armonizado de cada Estado y son el elemento validador de la totalidad del IBAN para evitar errores de transcripción.

Los restantes caracteres son el número de cuenta armonizado de cada país, que en la mayoría de los casos identifica además la entidad y la oficina y que puede tener hasta 30 caracteres (dependiendo del país). Por ejemplo, en España es el antiguo número de cuenta CCC de 20 dígitos, de modo que a los cuatro primeros de las siglas del país y de los dígitos de control siguen los 20 caracteres numéricos del CCC.

Debe tenerse en cuenta, pues, que el IBAN según el país donde está constituida la cuenta bancaria, puede tener una longitud que va de los 15 hasta los 34 caracteres.

El código IBAN se presenta en dos formatos diferentes: el IBAN en un formato para plasmarlo impreso en papel y el IBAN en un formato para soporte electrónico.

 

El IBAN en la versión para plasmarlo impreso en papel:

La representación en papel del IBAN se reparte en bloques de 4 caracteres, empezando por la izquierda, hasta confeccionar por completo el código de la cuenta corriente. En caso de que al final no queden 4 dígitos para completar un bloque (el último a la derecha), se escribirán los caracteres sobrantes, ya sean 3, 2 o 1.

Además, las iniciales “IBAN” preceden al código IBAN y van seguidas de un espacio; es necesario incluir siempre estas siglas IBAN en el código para que cumpla con la normativa bancaria.

Así pues, el código IBAN se plasma dividiendo en grupos de cuatro caracteres separados por un espacio. El último grupo tiene una extensión variable de hasta cuatro caracteres. El IBAN de una cuenta bancaria española al ser de 24 caracteres estará formada por 6 bloques de 4 caracteres cada uno.

 

El IBAN en la versión para soporte electrónico:

La presentación en formato electrónico del IBAN se realiza sin espacios de separación, es decir, con todos los dígitos seguidos.

 

El código IBAN en España

En España el IBAN se compone de 24 caracteres con la siguiente estructura:

Los dos primeros caracteres identifican al país de la cuenta. Como hemos visto, en el caso de España es: ES.

Los dos caracteres siguientes corresponden a los dígitos de control, calculados según el algoritmo utilizado para validar el IBAN.

Los 20 caracteres restantes corresponden a los anteriores 20 dígitos del antiguo Código de Cuenta Cliente (CCC) que se empleaba en la época “pre SEPA” y que formaban la estructura de un número de cuenta bancaria española. Los 20 dígitos se encontraban divididos en cuatro bloques.

Estos 20 dígitos son:

  • Los 4 dígitos que son el código del banco según el estándar de códigos nacionales de España, e identifican a la entidad de crédito
  • Los 4 dígitos que son el código de la sucursal e identifican la oficina bancaria donde está abierta la cuenta corriente
  • Los 2 dígitos que son el código de control y consisten en un número específico que ayuda a evitar errores, validando los dos bloques de números anteriores y los siguientes.
  • Los 10 dígitos del número de cuenta propiamente dicho y es el código que representa al número que le otorga una entidad de crédito al propietario que ha abierto su cuenta bancaria con dicha entidad.

A título de ejemplo, el antiguo código CCC de una cuenta estaba formado por 20 dígitos y antaño era:

  • CCC: 2090 5002 01 0044999768

El código IBAN de esta misma cuenta bancaria es actualmente:

  • IBAN ES44 2090 5002 0100 4499 9768

Como ejemplos, vamos a ver el Código Cuenta Cliente (CCC) de una cuenta corriente adaptado a las versiones del código IBAN, tanto para formato papel como para formato electrónico.

  • Código Cuenta Cliente (CCC): 2100 0813 61 0123456789
  • Código IBAN en formato papel: IBAN ES79 2100 0813 6101 2345 6789
  • Código IBAN en formato electrónico: ES7921000813610123456789

 

El código IBAN en países europeos de la zona SEPA

 

El código IBAN en Francia

En Francia el “Basic Bank Account Number” (BBAN) que se utilizaba en la época “pre SEPA” para identificar una cuenta bancaria era el “Relevé d’Identité Bancaire” (RIB) que era el equivalente al Código de Cuenta Cliente (CCC) español.

El antiguo RIB francés estaba compuesto de un código de la entidad bancaria de 5 cifras (code banque), un código de sucursal bancaria de 5 cifras (code guichet también llamado code agence), un número de cuenta de 11 caracteres y una clave de control RIB de 2 cifras. Por ende, el RIB francés estaba formado por 23 caracteres alfanuméricos. Hay que tener en cuenta, que en Francia el RIB puede tener letras. En particular, las entidades bancarias “Banque Postale” y “Banque LCL Crédit Lyonnais” utilizaban letras en sus números de cuenta.

Para la conversión del RIB al código IBAN es preciso añadir los dos primeros caracteres identifican al país; en este caso FR y los 2 caracteres siguientes que corresponden a los 2 dígitos de control (o clave IBAN), calculados según el algoritmo utilizado para validar el IBAN. Vale la pena señalar, que debido a la forma de cálculo de la clave IBAN que es casi idéntica a la utilizada para obtener la clave de control RIB, la clave IBAN es siempre el número 76 para las cuentas bancarias francesas que solo tienen números; es decir que no hay ninguna letra en su antiguo RIB.

En consecuencia, el código IBAN de una cuenta bancaria en Francia tendrá un total de 27 caracteres alfanuméricos.

Ejemplo de la conversión al IBAN de un antiguo código de cuenta “Relevé d’Identité Bancaire (RIB)” francés que contiene una letra en su número de cuenta.

  • RIB: 20041 01005 0500013M026 06
  • IBAN para formato impreso en papel; Código IBAN: IBAN FR14 2004 1010 0505 0001 3M02 606
  • IBAN para formato electrónico; Código IBAN: FR1420041010050500013M02606

Otro ejemplo de conversión al código IBAN de una cuenta bancaria en Francia en la que su RIB solo tiene números.

  • RIB: 20001 00001 00000000001 37
  • IBAN para formato impreso en papel; Código IBAN: IBAN FR76 2000 1000 0100 0000 0000 137

Otros ejemplos de códigos IBAN en formato electrónico de cuentas corrientes de diversas entidades de crédito en Francia:

AXA Banque:           FR7612548029989876543210917

BNP Paribas:            FR7630004028379876543210943

Société Générale:   FR7630003035409876543210925

Crédit Agricole:‎        FR7630006000011234567890189

Banque Populaire:  FR7610107001011234567890129

Caisse d’Epargne:   FR7611315000011234567890138

Crédit du Nord:        FR7630076020821234567890186

 

El código IBAN en países europeos

Ejemplos de la conversión al IBAN de los antiguos códigos de cuenta “Basic Bank Account Number” (BBAN) de varios países de Europa.

Ejemplos de la conversión al IBAN de una cuenta bancaria en Holanda:

  • Antiguo código BBAN: ABna 041 71 64 300
  • IBAN para formato impreso en papel; Código IBAN: IBAN NL91 ABNA 0417 1643 00

Ejemplos de la conversión al IBAN de una cuenta bancaria en Bélgica:

  • Antiguo código BBAN: 510-0075470-61
  • IBAN para formato impreso en papel; Código IBAN: IBAN BE62 5100 0754 7061

Ejemplos de la conversión al IBAN de una cuenta bancaria en Irlanda:

  • Antiguo código BBAN: AIBK 9311 5212 3456 78
  • IBAN para formato impreso en papel; Código IBAN: IBAN IE29 AIBK 9311 5212 3456 78

Otros ejemplos de códigos IBAN en formato electrónico de cuentas corrientes de diversas entidades de crédito en diversos países europeos:

Alemania: DE58012345678923456789

Italia: IT5601234567890123456789123

Reino Unido: GB69012345678923456789

Uno de los códigos IBAN más largos es el de las entidades bancarias en Hungría ya que tiene 28 caracteres

  • IBAN para formato impreso en papel Código IBAN: IBAN HU42 1177 3016 1111 1018 0000 0000

 

El código BIC-SWIFT

El código BIC-SWIFT es el código identificador de la entidad de crédito que identifica inequívocamente a un proveedor de servicios de pago, y cuyos elementos son especificados por la ISO. El BIC- SWIFT permite una identificación única de cada entidad de crédito y de sus oficinas.

El Código BIC antaño era el acrónimo de Bank Identifier Code (código internacional de identificación bancaria) también conocido como código SWIFT, es un código de identificación bancaria utilizado en SEPA y normalizado a nivel internacional. Vale la pena recordar, que el Reglamento (UE) n° 260/2012 introdujo un curioso cambio en la denominación del código identificador; es decir, de las palabras en inglés que forman el acrónimo BIC y que anteriormente eran: “Bank Identifier Code”; dicho Reglamento transformó el nombre en inglés del código que pasó a denominarse: “Business Identifier Code”. El motivo de la sustitución de la palabra inglesa “Bank” por la de “Business” obedeció a que la política de las instituciones y organismos de la UE es abrir el mercado de las operaciones de pago a otros operadores que no sean entidades de crédito tradicionales, por lo que el vocablo “Business” puede incluir a estos agentes a los que la jerga de SEPA denomina: proveedores de servicios de pago.

Consecuentemente, el código BIC-SWIFT es el código identificador de la entidad de crédito que identifica inequívocamente a un proveedor de servicios de pago (banco, caja de ahorros, entidad financiera) y cuyos elementos son especificados por la ISO.

El código BIC-SWIFT es uno de los estándares facilitados por SEPA que a nivel internacional permite identificar a una entidad bancaria y sucursal en el país donde se encuentra y permite a los bancos identificar automáticamente el beneficiario de las operaciones. Los números de cuenta SWIFT-BIC, están definidos por el estándar ISO 9362. Los códigos pueden tener una longitud de 8 o de 11 caracteres cuyo contenido se especifica a continuación:

4 caracteres: código de Banco
2 caracteres: código ISO del país
2 caracteres: localidad
3 caracteres: sucursal

Por consiguiente, el código BIC-SWIFT consiste en 8 o en 11 caracteres alfanuméricos desglosados en:

  • Código entidad de crédito: 4 caracteres únicos para identificar la institución financiera a nivel mundial.
  • Código País: 2 caracteres que identifican el país o territorio geográfico donde está ubicada la unidad central de negocio de la entidad de crédito.
  • Código Localidad: 2 caracteres que identifican, dentro de un país o territorio geográfico, la región o ciudad donde está ubicada la unidad central de negocio de la entidad de crédito.
  • Código Oficina: 3 caracteres que identifican una determinada oficina o departamento de la institución financiera. El código por defecto si no hay oficina registrada es «XXX».

Por tanto, si un código BIC tiene 8 caracteres, aparecerán los del Código de Banco, Código de País y localidad, y la transferencia será recibida por la oficina principal de esa localidad. Si un código tiene 11 caracteres, aparecerán todos los campos especificados anteriormente más la oficina en la que está abierta la cuenta bancaria, dirigiéndose la transferencia a esa sucursal en concreto.

Cada entidad bancaria asociada a SWIFT tiene un código identificador el TID o dirección SWIFT.

Este código se construye de la siguiente manera: AAAABBCC999

  • AAAA es el nombre abreviado del banco miembro
  • BB es el código alfabético del país
  • CC es el código alfabético de la región
  • 999 es el código de sucursal (dato opcional)

En el código BIC se puede utilizar ‘XXX’ para referirse a la oficina principal y así contará con 11 caracteres.

  • Por ejemplo: Bankinter
  • Código BIC- BKBKESMMXXX

También en el BIC puede utilizarse una versión abreviada de ocho caracteres. En tal caso se sobreentiende que la oficina es la principal de la localidad.

  • Código BIC- BKBKESMM

Veamos unos ejemplos:

La entidad de crédito BBVA de la oficina central en Madrid tiene dos opciones para plasmar su código BIC-SWIFT:

  • BBVAESMMXXX
  • BBVAESMM

La entidad de crédito “CaixaBank”, de la oficina central en Barcelona tiene dos opciones para plasmar su código BIC-SWIFT:

  • CAIXESBB
  • CAIXESBBXXX

Ahora bien, el IBAN se impuso como el único identificador válido de una cuenta de pago en la zona SEPA a partir del mes de febrero de 2014. Para las operaciones de pago transfronterizas los usuarios aportaban además el código BIC de la entidad destinataria de la operación. De forma paralela, antes de iniciar el proceso de cargo de adeudos domiciliados, el pagador y titular de la cuenta corriente facilitan su IBAN y su BIC al acreedor y emisor de los adeudos electrónicos SEPA. Ahora bien, la regulación prevé que ya no es necesario el código BIC (Business Identifier Code) para operaciones de pago nacionales. Y próximamente, no será preciso facilitar el BIC para las operaciones transfronterizas en la zona SEPA cuando se utilicen instrumentos de pago SEPA puesto que el IBAN ya contiene la misma información que proporciona el código BIC-SWIFT.

Para mayor información acerca de nuestros cursos de administración del crédito,  gestión de impagados, servicios de formación in Company, servicios de consultoría de Credit Management y de recobro de impagados, consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto: https://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al: 93 296 96 61.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo.