Más medios electrónicos no siempre se identifican con rapidez.

Lentitud en respuestas, sinónimo de paralización general.

Desde hace algunas décadas la tecnología electrónica ha supuesto un gran cambio en los servicios en general.

Poco a poco los servicios públicos, las empresas y muchos de nosotros, hemos aprendido a utilizar herramientas electrónicas y, dicho sea de paso, ellas han acortado el trabajo que debían de cubrir más personas y con más dedicación de tiempo.

Es por este motivo que la tecnología electrónica no solamente ha sido adoptada por un solo país sino que se está utilizando en todo el mundo.

Lo que no se ha incluido en las  herramientas de la tecnología electrónica es que el uso de este gran dominio por encima del ser humano contenga también la respuesta rápida, la sensibilidad, la empatía etc. Para esto hace falta el esmero de una persona.

¿Cuántas acciones se han perdido por no haber recibido respuestas on-line en un tiempo considerado ágil y con los párrafos adecuados para el receptor a pesar de la ayuda de la tecnología electrónica?

El ordenador, el móvil, el WhatsApp, las videoconferencias etc. nos han proveído de un sinfín de elementos ágiles pero detrás tiene que coexistir siempre la capacidad humana para ordenar con qué rapidez responder, qué tipo de palabras, qué mejor frase utilizar así como no olvidar el respecto al  destinatario.

La educación recibida por el ser humano debe de estar por encima del conocimiento que tienen las herramientas electrónicas por tanto, éste es el que determina la forma más adecuada en responder a un interlocutor.

Con el tiempo hemos aprendido el manejo electrónico pero estamos olvidando las maneras.

Es necesario e importante que no olvidemos la capacidad del ser humano en aprender pero es más urgente todavía que las nuevas tecnologías no nos hagan arrinconar lo leído y aprendido en nuestros primeros estudios.

La educación vía streaming unida a la tecnología junto con un experto profesor-formador, son la clave ahora y en el futuro para una nueva era de la formación.

Una de las principales preocupaciones de los alumnos hoy en día –y de la gente en general– es no contagiarse con la nueva variante de la Covid, el dichoso virus de la variante ómicron.

Además otro punto importante es el ahorro de tiempo y de dinero a la hora de desplazarse de un lugar a otro.

La base de este sistema de formación por videoconferencia es que es posible retransmitir en directo todo tipo de contenidos para un número ilimitado de personas. Esto significa que personas de todo el mundo pueden asistir a cursos online, sin tener que desplazarse.

El streaming interactivo en directo es cuando el profesor hace uso de las herramientas de comunicación e interacción para que les permita desarrollar una clase participativa y dinámica con los alumnos conectados desde cualquier lugar del mundo con acceso a internet.

Este sistema de streaming interactivo en directo  también llamado formación por videoconferencia permite la participación directa de los estudiantes.

Además, se puede hacer uso de un escritorio compartido con presentaciones PowerPoint, KeyNote, presentaciones de ficheros online, PDF’s o similares. Esto permite a los docentes que contratan este servicio tener total control de la clase y, además, disponer de la grabación en vídeo para luego compartirla a través de un enlace o sitio web.

Como hay que seguir aprendiendo en general, el Aula Virtual de formación en recobro de impagados y Credit Management de Brachfield Credit & Risk Consultants ofrece nuevos cursos in Company por videoconferencia.

En la web www.perebrachfield.com  y en el enlace https://perebrachfield.com/formacion/ se puede visualizar una relación de cursos muy necesarios para afrontar la situación casi endémica pre y post Covid que sufren muchas empresas en sus cuentas por cobrar.

Con una formación adecuada sobre Recobro de impagados, Gestión de impagados, Cómo recobrar el IVA de las facturas impagadas, etc., las personas asistentes a estos cursos por supuesto que, con su capacidad humana, sabrán como ponerla en práctica y aplicarla de la mejor manera al receptor que corresponda.

 

Por Cristina Vert.