Como financiar gratis el negocio gracias a los proveedores y el Ciclo de Caja

El plazo de cobro de las facturas es un factor muy importante del Ciclo de Caja

Un concepto muy importante en finanzas operativas es el Ciclo de Caja. Para entender este concepto, diremos en primer lugar que los pagos más importantes que debe hacer la empresa manufacturera a lo largo de su Ciclo de Explotación son: compras de materia prima o componentes, pago de salarios, gastos de fabricación y gastos de distribución y comercialización. La mayoría de las empresas intenta financiar una parte importante del Ciclo de Explotación con el crédito otorgado por los proveedores, puesto que la parte que no pueda financiar automáticamente con el crédito otorgado por los suministradores de bienes y servicios deberá ser financiada mediante una aportación de fondos propia o de terceros; esta parte es la que corresponde con el Ciclo de Caja.

El Ciclo de Caja viene  a indicar el número de días que la empresa debe financiar su Ciclo de Explotación con recursos financieros específicos. Estos recursos financieros provienen de dos grandes masas: el Fondo de Maniobra (Working Capital) y el Pasivo Circulante. A su vez, los recursos provenientes del Pasivo Circulante son: el exigible a corto plazo con coste financiero que ha sido prestado por entidades bancarias y otros exigibles a corto con coste.

Cuando más largo sea el Ciclo de Caja, mayores serán las necesidades financieras de la empresa y por ende mayor será la necesidad de disponer de un Capital Circulante (Activo Circulante financiado con el Fondo de Maniobra) con enjundia suficiente para mantener la buena marcha del negocio. Por supuesto, aquella parte del Activo Circulante que no corresponda al Capital Circulante deberá ser sufragada con Pasivo Circulante con coste que se obtiene de las entidades financieras.

La duración del Ciclo de Caja tiene una influencia directa sobre las necesidades de Fondo de Maniobra de la empresa. Y además el Ciclo  de Caja determina el volumen del Activo Circulante Neto que necesita la empresa para poder llevar a cabo la explotación del negocio. Por este motivo, las empresas intentan en todas sus relaciones comerciales conseguir el mayor plazo de financiación posible de sus proveedores, con el objetivo de poder acortar todo lo que puedan el Ciclo de Caja de sus negocios.

Hay empresas que alargando el plazo de pago a sus proveedores han conseguido reducir a “0” su ciclo de caja,  e incluso algunas empresas (generalmente las grandes cadenas de distribución de comercio minorista) tienen un Ciclo de Caja negativo; esto se produce al recibir más financiación de los proveedores que la que realmente necesitan para cubrir las necesidades de financiación de su período medio de maduración ya que este tipo de negocios venden directamente al consumidor final y cobra el precio de sus operaciones al contado. Estas empresas son las que presentan Fondos de Maniobra negativos, sin que esto signifique que tengan problemas de liquidez o de solvencia a corto plazo, sino todo lo contrario.

Las empresas que tienen Ciclos de Caja negativos se encuentran en una posición financiera privilegiada ya que sus tesorerías tienen excedentes de liquidez que pueden emplear en inversiones rentables. En épocas en las que el coste del dinero es elevado, este tipo de negocios obtienen elevados ingresos financieros gracias a las inversiones de sus excedentes de tesorería, que además suelen ser permanentes si el Ciclo de Caja se mantiene negativo.

Por otro lado, las empresas proveedoras intentan acortar su Período Medio de Maduración acortando la fase del cobro a clientes, con lo que entran en conflicto los intereses contrapuestos de proveedores y clientes; puesto que los primeros procurarán alargar sus plazos de pago todo lo que puedan y los segundos intentarán acortar sus plazos de cobro. En esta lucha por alargar o acortar el período de cobro entran en juego diversos factores, como por ejemplo la fuerza negociadora de cada una de las partes, el mercado, el sector de actividad, la competencia, etcétera. Aquí nos viene a la mente el símil de que ambas partes están tirando de la cuerda, cada una por su lado, y el más fuerte arrastrará al otro a su terreno.

Para todas las empresas un objetivo deseable es la reducción del Período Medio de Maduración Económico y del Ciclo de Caja, en orden de recuperar lo antes posible las inversiones en activo circulante; sin embargo, la optimización del Ciclo de Caja es la que más interesa conseguir desde el punto de vista financiero. En este sentido la utilización de descuentos por pronto pago y una negociación con los clientes pueden contribuir a un acortamiento del ciclo.

El acortamiento del período de cobro a clientes tiene como consecuencia directa la obtención de mayor liquidez para el proveedor, que puede utilizar esta liquidez para reducir pasivos exigibles a largo o a corto plazo que financiaban las cuentas de clientes. Por otro lado, la negociación con proveedores y acreedores para dilatar el plazo de pago son actuaciones típicas de las empresas para reducir el Ciclo de Caja, ya que de este modo consiguen aumentar su financiación espontánea a corto plazo sin coste y de este modo sustituyen exigible a corto con coste por exigible sin coste.

 

Autor: Pere Brachfield, director de Brachfield & Morosólogos Asociados, BCN

Todos los derechos reservados