Los instrumentos de pago según el esquema de la Single Euro Payments Area y normativa del European Payments Council

La SEPA Direct Debit y la SEPA Credit Transfer son dos instrumentos de pago totalmente regulados por el European Payments Council implantados en la zona SEPA.

 

SEPA Direct Debit (SDD) (débitos directos), en segundo lugar, la SEPA Credit Transfer (SCT) (transferencias bancarias) y en tercer lugar, la SEPA Card Framework (SCF) q

La Single Euro Payments Area, mejor conocida por su acrónimo SEPA es una realidad desde el año 2008, puesto que a partir de este momento los tres instrumentos de pago según el esquema de la Single Euro Payments Area (SEPA) a saber: las transferencias bancarias (SEPA Credit Transfer), los adeudos directos (SEPA Direct Debit) –es decir, débitos directos electrónicos domiciliados– y las tarjetas de crédito o débito (SEPA Card Framework) empezaron a funcionar paralelamente junto con los sistemas nacionales de pago que ya existían en cada país incorporado a la Single Euro Payments Area (zona SEPA). Los sistemas de pago pre-SEPA se mantuvieron algunos años en los estados miembros de SEPA, hasta que fueron definitivamente sustituidos por los medios de pago homologados por los esquemas de la Single Euro Payments Area y según la normativa del European Payments Council.

Lo cierto es que se produjo un importante retraso en el plan inicial de migración de la Single Euro Payments Area, hasta llegar a la “End Date”. Esta fue la denominación que se le dio a la fecha a partir de la que no se pudieron seguir utilizando instrumentos de pago nacionales (denominados en la jerga de SEPA instrumentos de pago legacy o productos nicho) cuando tuvieran un instrumento de pago equivalente homologado por la Single Euro Payments Area (SEPA). Los antiguos sistemas nacionales de transferencias y adeudos fueron sustituidos progresivamente por los sistemas europeos bajo la normativa de la Single Euro Payments Area, finalizando la migración en 2016 cuando los denominados “productos nicho”, se dejaron de procesar en los sistemas de compensación electrónica interbancarios (existió bastante libertad para que cada Estado pudiera fijar su propio plan de migración).

El funcionamiento de los instrumentos de pago de SEPA se encargó al European Payments Council (EPC), organismo europeo conocido en español como el Consejo Europeo de Pagos. El European Payments Council fue creado por las Asociaciones Europeas del Sector Crediticio, por los grandes bancos y por entidades de crédito, e incluye a representantes de los Bancos Centrales de los países adherentes y sus respectivos sectores bancarios. El European Payments Council (EPC) fue fundado en 2002 y es el órgano de decisión y coordinación de la industria bancaria europea en relación con los pagos. La principal tarea del European Payments Council es el desarrollo de la Single Euro Payments Area (Zona Única de Pago en Euros). Los 74 miembros del EPC son entidades de crédito y asociaciones bancarias. El European Payments Council es el órgano europeo encargado de la definición de las reglas de funcionamiento paneuropeas de los instrumentos de pago dentro del marco de SEPA; en inglés estas normas se llaman los Scheme Rulebooks y son publicadas por el European Payments Council. Como hemos dicho anteriormente el EPC establece un conjunto de normas (Scheme Rulebooks) para los medios de pago paneuropeos; es decir, en primer lugar, la SEPA Direct Debit (SDD) (débitos directos), en segundo lugar, la SEPA Credit Transfer (SCT) (transferencias bancarias) y en tercer lugar, la SEPA Card Framework (SCF) que abarca las tarjetas de crédito y débito.

La SEPA Credit Transfer (SCT) es la transferencia estándar de la zona SEPA en euros (conocida como transferencia SEPA), cuyo lanzamiento tuvo lugar el 28 de enero de 2008. No tiene límite en los importes que se pueden transferir y los gastos bancarios son compartidos entre ordenante y beneficiario. La SEPA Credit Transfer (transferencia SEPA) interior tendrá los mismos costes y condiciones que la transferencia SEPA al exterior. Por tanto, la SEPA Credit Transfer doméstica y la SEPA Credit Transfer europea tienen los plazos de ejecución reducidos al mínimo posible; solamente un día hábil interbancario si la moneda objeto de la transferencia es el euro y no es necesario hacer un cambio de divisa. Esta transferencia SEPA supone menor coste y más comodidad para las empresas que operan a nivel europeo. La SEPA Direct Debit (SDD) es el Adeudo Directo SEPA o Débito Directo SEPA. Por consiguiente, la SEPA Direct Debit (SDD) es el cargo directo en cuenta que será ejecutado en euros entre bancos situados en toda la zona SEPA.

Los particulares podrán utilizar la SEPA Direct Debit (SDD) para pagar recibos electrónicos domiciliados a las empresas residentes en su país, o a empresas situadas en cualquier país europeo que trabajen con una entidad de crédito que pertenezca a la zona SEPA. También las empresas pueden utilizar la SEPA Direct Debit (débito directo SEPA) para pagar a otras empresas situadas en cualquier país miembro de SEPA. La SEPA Direct Debit (adeudo directo SEPA) es el aspecto más novedoso de la reforma introducida por SEPA, pero su mecanismo es el que produjo más problemática en diversos países; por ejemplo, en España provocó bastantes inconvenientes la migración del sistema de adeudos domiciliarios a la SEPA Direct Debit (SDD) ya que la normativa bancaria española para este instrumento de pago era muy diferente a la estableció la norma de la SEPA Direct Debit. La SEPA Card Framework (SCF) es el marco diseñado por la Single Euro Payments Area (SEPA) para regular las tarjetas de crédito y débito. En consecuencia, la SEPA Card Framework (SCF) constituye el marco jurídico y financiero para el funcionamiento de las tarjetas bancarias europeas en la zona SEPA.

Lo más importante es que el European Payments Council (EPC) establece un conjunto de normas (Scheme Rulebooks) para los medios de pago SEPA y que deben ser adoptadas por todas las entidades de crédito de los países de la zona SEPA. Las normas de la SEPA Credit Transfer –o sea, de la transferencia europea SEPA– tienen por objetivo permitir a los clientes efectuar transferencias internacionales dentro de la zona europea SEPA con la misma facilidad como hacen las transferencias en el mercado nacional. Las reglas del SEPA Direct Debit (débito directo SEPA) –es decir, el adeudo directo SEPA– implementan un esquema funcional aplicable tanto a los adeudos domiciliados nacionales como los que se cargan en las cuentas bancarias de todos los países europeos de la zona SEPA.

La SEPA Credit Transfer (SCT) –denominada en España transferencia SEPA– mueve fondos en euros entre cuentas bancarias dentro de estados de la zona SEPA (en la actualidad formada por 36 países europeos) sin límite de cantidad. La SEPA Credit Transfer es ejecutada a través de un proceso automatizado en el interior de la zona SEPA entre dos usuarios que tengan cuentas corrientes y sin importar el país de residencia. Una vez pasada la migración a SEPA todas las transferencias (domésticas y europeas) son SEPA Credit Transfer (SCT). Consiguientemente, la SEPA Credit Transfer se convirtió en la transferencia ordinaria en la zona SEPA. La SEPA Credit Transfer utiliza el identificador único de cuenta; o sea, tiene en consideración únicamente el IBAN para identificar la cuenta del beneficiario y el BIC para identificar el banco. Vale la pena señalar, que en las transferencias SEPA los bancos no están obligados a hacer una comprobación del nombre del beneficiario por lo que el código IBAN es muy importante en las SEPA Credit Transfer (SCT) y hay que vigilar no cometer errores al introducirlo para ordenar una transferencia. La SEPA Credit Transfer tiene un campo para incluir los datos de envío y concepto de pago con un máximo de caracteres. Estos caracteres se reenvían al beneficiario en su totalidad y sin alteraciones, lo que facilita la conciliación del pago recibido al beneficiario de la transferencia. La transferencia europea SEPA fue inicialmente tratada interbancariamente en un plazo de tres días para que llegara al beneficiario. No obstante, este plazo bajó a un día a partir de enero de 2012, según la norma dictada por la Directiva Europea de Servicios de Pago.

Consecuentemente, a partir de enero de 2012 los plazos de ejecución bancaria de la SEPA Credit Transfer (transferencia SEPA) en euros se redujeron a un solo día laborable desde la fecha de recepción de la orden por parte de la entidad bancaria ordenante (en terminología bancaria se le denomina día D). Antes de enero de 2012 en el ámbito de la UE los plazos de ejecución de transferencias en euros podían ser de tres días contando desde la fecha de recepción de la orden (D+3). A partir de enero de 2012 el plazo único de ejecución para cualquier tipo de transferencias SEPA en euros es de un día desde la fecha de recepción de la orden (D+1). Los gastos de la transferencia SEPA en principio son compartidos (modalidad SHARE); es decir, que cada usuario bancario –en teoría– paga sus gastos en pagos realizados en la UE en euros o en una moneda oficial de la UE, siempre que la operación no implique un cambio de divisa. La fecha valor tanto del abono como del cargo debe coincidir con la fecha real de la operación; o sea si la fecha de cargo de la transferencia en la cuenta del ordenante es D, la fecha de abono al beneficiario será D+1 y la fecha valor también deberá ser D+1. La SEPA Credit Transfer busca una mayor transparencia y claridad en las comisiones que se cobran a los usuarios ya que los gastos se deben cargar como apuntes independientes. Asimismo, el importe transferido debe seguir la regla de “full amount”; o sea, se debe abonar el importe íntegro sin deducción de gastos. Por tanto, salvo pacto en contrario, se realizarán apuntes independientes en la cuenta del ordenante de la SEPA Credit Transfer (SCT); es decir; un cargo por el nominal y un cargo por las comisiones; y también en la cuenta del beneficiario; un abono por el nominal y un cargo por las comisiones.

Para mayor información acerca de nuestros cursos de administración del crédito,  gestión de impagados, servicios de formación in Company, servicios de consultoría de Credit Management y de recobro de impagados, consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto: https://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al: 93 296 96 61.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo