La prescripción extintiva de las obligaciones y de las deudas. Capítulo 5 de 10

Operaciones comerciales

Pere Brachfield

La prescripción de la acción cambiaria cuando la deuda está documentada con letras, pagarés o cheques

En cuanto a la prescripción de la acción cambiaria, la posibilidad que tiene el acreedor de reclamar el pago de la deuda mediante un procedimiento judicial especial sumario, el denominado juicio cambiario, prescribe a los tres años cuando el documento cambiario sea una letra de cambio o un pagaré, y de sólo seis meses cuando se trate de un cheque. Aunque parezca bastante absurda esta diferencia en los plazos la legislación cambiaria así lo establece.

 

Los plazos de la prescripción referentes a los títulos valores están recogidas en el Artículo 88 de la LCCH: «Las acciones cambiarias contra el aceptante prescriben a los tres años, contados desde la fecha del vencimiento. Las acciones del tenedor contra los endosantes y contra el librador prescribirán al año, contado desde la fecha del protesto o declaración equivalente, realizados en tiempo hábil, o de la fecha del vencimiento en las letras con cláusulas sin gastos. Las acciones de unos endosantes contra los otros y contra el librador prescribirán a los seis meses a partir de la fecha en que el endosante hubiere pagado la letra, o de la fecha en que se le hubiere dado traslado de la demanda interpuesta contra él».

La prescripción de la acción civil derivada del delito

Desde la perspectiva jurisprudencial se considera que la acción civil derivada del delito está sujeta al plazo de prescripción de quince años previsto en el art. 1964 CC, para las acciones personales que no tienen señalado un plazo especial, y que no resulta aplicable el plazo de un año del art. 1968.2 CC, para las acciones nacidas de culpa o negligencia. Un modelo de esta manera de enfocar las cosas por la Sala Segunda es la STS de 30.4.2007, con el siguiente razonamiento: «el art. 1092 CC establece que «las obligaciones civiles que nazcan de los delitos o faltas se regirán por las disposiciones del Código Penal». Por ello aunque la acción civil ex delicto no pierda su naturaleza civil por el hecho de ser ejercitada en el proceso penal, ejercitada aquella acción en el propio procedimiento penal para el resarcimiento del perjuicio estrictamente derivado del delito objeto de condena, es en el propio procedimiento penal en el que debe procederse a la reparación de los daños y perjuicios ocasionados.

La prescripción de obligaciones en operaciones comerciales

El Código de Comercio de 1885 tiene un régimen particular de prescripciones para determinados negocios jurídicos. En relación a la prescripción en operaciones comerciales, algunos de los plazos de prescripción contemplados en el Código de Comercio son más cortos que los del Código Civil. Sin embargo el art. 943 del CCom señala que «las acciones que en virtud de este Código no tengan un plazo determinado para deducirse en Juicio se regirán por las disposiciones del Derecho común», o sea las del Código Civil. Lo más importante es que la jurisprudencia ha confirmado que la prescripción del pago del precio en las compraventas mercantiles es de quince años. Por otro lado el art. 942 establece  que los términos fijados en el Código  para el ejercicio de las acciones procedentes de los contratos mercantiles serán fatales, sin que contra ellos se pueda dar restitución.

A continuación vamos a repasar los distintos plazos de prescripción según la tipología de la obligación.

En primer lugar el art.947 Ccom establece un plazo de prescripción de cinco años, contados desde el día señalado para comenzar su cobro, para el derecho a percibir los dividendos o pagos que se acuerden por razón de utilidades o capital sobre la parte o acciones que a cada socio corresponda en el haber social.

En segundo lugar las acciones procedentes de los dividendos, cupones o importe de amortización de obligaciones emitidas se extingue a los tres años de su vencimiento, conforme al art. 950 Ccom. Este mismo plazo de tres años se aplica  a la responsabilidad de los Agentes de Bolsa, Corredores de Comercio o Intérpretes de Buques según señala el art. 945 Ccom y también para las acciones que asisten al socio contra la sociedad, o viceversa, contados desde la separación del socio, su exclusión o la diso-lución de la sociedad como ordena el art. 947 Ccom.

En tercer lugar el artículo 953 preceptúa que las acciones para reclamar indemnización por los abordajes prescribirán a los dos años del siniestro.

Y en cuarto lugar el Artículo 952 dispone  que prescriben al año:«las acciones nacidas de servicios, obras, provisiones, y suministros de efectos o dinero para construir, reparar, pertrechar o avituallar los buques o mantener la tripulación, a contar desde la entrega de los efectos y dinero o de los plazos estipulados para su pago, y desde la prestación de los servicios o trabajos, si éstos no estuvieren contratados por tiempo o viaje determinados. Si lo estuviesen, el tiempo de la prescripción comenzará a contarse desde el término del viaje o del contrato que les fuere referente; y si hubiera interrupción en éstos, desde la cesación definitiva del servicio. Las acciones sobre entrega del cargamento en los transportes terrestres o marítimos, o sobre indemnización por sus retrasos y daños sufridos en los objetos transportados, contado el plazo de la prescripción desde el día de la entrega del cargamento en el lugar de su destino, o del en que debía verificarse según las condiciones de su transporte». No obstante esta regla en la actualidad no es aplicable en cuanto afecten al transporte terrestre de mercancías, porque la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre ha derogado esta regla para esta modalidad de transporte.

Prescripciones de portes y fletes

El art. 951 del vetusto Código de Comercio de 1885 fijaba que las acciones relativas al cobro de portes, fletes y gastos derivados de los mismos prescribirán a los seis meses de entregar los efectos que los adeudaron, asimismo determinaba que el derecho de cobro del pasaje prescribirá a los seis meses a contar desde el día que el viajero llegó a su destino o del que debía pagarlo art 951 Código Comercio. Por consecuencia estos eran los plazos más cortos que existen en España y en el mundo.

No obstante esta regla no es aplicable en cuanto afecten al transporte terrestre de mercancías, porque la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre ha modificado el plazo de prescripción ampliándolo a un año. En efecto el art. 79 señala que: «Las acciones a las que pueda dar lugar el transporte regulado en esta Ley prescribirán en el plazo de un año». En cuanto a la forma de computación de dicho plazo el citado artículo dice: «El plazo de prescripción comenzará a contarse en todos los demás casos, incluida la reclamación del precio del transporte, de la indemnización por paralizaciones o derivada de la entrega contra reembolso y de otros gastos del transporte, transcurridos tres meses a partir de la celebración del contrato de transporte o desde el día en que la acción pudiera ejercitarse, si fuera posterior».