La hipoteca inmobiliaria

La hipoteca es un derecho real de garantía puesto que lo que garantiza el pago no es una persona –como en el caso del aval o de la fianza– sino un bien inmueble. La hipoteca inmobiliaria es el procedimiento que mayor seguridad otorga a un acreedor para garantizar el cobro de su crédito.

Seguir leyendo…

Condiciones que puede fijar el acreedor para afianzar el cobro

La mejor forma de motivar que los deudores cumplan con puntualidad sus obligaciones es penalizando económicamente su retraso, para esto es preciso que incurran legalmente en mora (sean jurídicamente morosos).

Seguir leyendo…

Cómo realizar el análisis de riesgo antes de la concesión de crédito

Las empresas proveedoras no pueden permitirse el lujo de confiar en todos los clientes que desean comprar a crédito, ya que la confianza de que se cobrarán las ventas hechas a un nuevo comprador no puede ser otorgada de manera automática. 

Seguir leyendo…

El control del riesgo vivo

El límite de crédito –o límite de riesgo– es el importe máximo que un acreedor está dispuesto a arriesgar con un deudor. El límite de crédito deberá figurar en la ficha del cliente y será respetado por todos los empleados de la compañía, ya que no se podrá sobrepasar dicho límite sin permiso expreso de la dirección financiera o del Credit Manager.

Seguir leyendo…

Cómo establecer una política de crédito y cobro

Todas las empresas deberían tener definida una política de créditos en función a los objetivos y de la estrategia de riesgos que hayan establecido. La estrategia de riesgos es la espina dorsal de la gestión del riesgo comercial de una empresa, pero únicamente marca las grandes líneas de actuación en materia de riesgos comerciales.

Seguir leyendo…