El Forfaiting

El Forfaiting es un instrumento de financiación de comercio exterior consistente en la compra sin recurso al cedente de un cierto medio de pago internacionalmente aceptado (pagarés, letras de cambio, etc.) que frecuentemente estará avalado por un banco y cuyo origen puede ser una operación comercial e incluso una operación financiera a corto, medio y/o largo plazo.

 El forfaiting es un sistema a través del cual la empresa proveedora de bienes puede hacer efectivos inmediatamente los créditos interempresariales o las operaciones con pago diferido.

El forfaiting consiste básicamente en la compra por parte de la sociedad de forfaiting a la empresa vendedora de los efectos, letras, pagarés, créditos documentarios, garantías bancarias, u otros compromisos de pago representativos de la deuda que se ha originado en una operación comercial y que le han sido entregados al proveedor por parte del comprador.

Este sistema permite la disposición inmediata de los fondos con lo que la empresa proveedora gana liquidez y elimina los riesgos de impago.

El forfaiting permite al proveedor –siempre que tenga documentado el crédito en letras, pagarés u otro documento de crédito válido– obtener de forma inmediata los importes adeudados por el cliente sin tener que esperar a su vencimiento. De este modo la empresa vendedora no ha de recurrir a sus líneas de descuento comercial o ha solicitar créditos a corto plazo para financiar las operaciones.

Asimismo el contrato de forfaiting se acostumbra a hacer con una claúsula de “sin recurso” de modo que el proveedor traspasa el riesgo de insolvencia al forfaiter. De esta forma en caso de impago por parte del comprador de los bienes, es la sociedad de forfaiting la que deberá asumir las pérdidas causadas por los impagados y fallidos.

El periodo de financiación puede ir desde los tres meses hasta los cinco años, dependiendo del país de destino de la mercancía exportada. Incluso se establecen días de gracia entre la fecha de descuento y vencimiento, para cubrir posibles retrasos de índole administrativa en los pagos.

El forfaiting se acostumbra a usar en operaciones de venta de bienes de equipo con pago diferido a medio plazo y cuyos importes sean elevados (más de 90.000 euros). Tradicionalmente el forfaiting ha sido un instrumento financiero más utilizado en el mercado internacional (exportaciones de maquinaria y bienes de equipo) que en el doméstico, aunque algunas entidades financieras también ofrecen el forfaiting para operaciones en el mercado interior.

El forfaiting tiene la ventaja de su simplicidad en la documentación necesaria que suele ser mínima, y de que permite al proveedor un ahorro importante de gastos administrativos y de gestión en la cobranza de las operaciones a crédito. La tramitación de este tipo de operaciones acostumbra a ser rápida y los tipos de interés que aplican las entidades financieras son competitivos.

Este sistema es bueno para las pymes que tienen un sistema ágil de obtener financiación ya que si el comprador es solvente las entidades de forfaiting no piden garantías ni comprobaciones de la solvencia del proveedor.

El proveedor gracias al forfaiting puede transformar el activo realizable en disponible, con lo que obtiene una mejora importante de sus ratios de liquidez, solvencia y tesorería.

El Forfaiting especializado de Exportación

A título de ejemplo, el BBVA ofrece unos servicios especializados de financiación en forma de Forfaiting al exportador que son una forma segura y ventajosa de garantizar el perfecto desarrollo de las operaciones comerciales que la empresa española lleve a cabo con el extranjero.

Ventajas para el exportador

• Liquidez inmediata y total: Aumenta la liquidez de la empresa ya que el importe de la exportación se cobra al contado. Así, necesitará dedicar menos recursos financieros para realizar sus operaciones comerciales.
• Evita la dotación para insolvencias: Al traspasarse el riesgo de no pago a BBVA, evita un impacto negativo en la cuenta de resultados y las provisiones.
• Elimina el riesgo comercial y político: Forfaiting BBVA permite descontar sin recurso los documentos de giro, por lo que el exportador elimina el riesgo político y de insolvencia de sus clientes.
• Reduce la estructura administrativa: el cliente requerirá una menor estructura administrativa al convertirse BBVA en el gestor de cobro de su cartera de clientes.
• Mejora del balance: Se descarga el balance de la empresa exportadora y se transforma un realizable en disponible. El exportador financia sus exportaciones sin endeudarse. No consume las líneas que BBVA tiene otorgadas a su empresa.
• Simplifica la formalización: El Forfaiting requiere documentación simple y facilita una formalización rápida de las operaciones.
• Excelente alternativa de crédito oficial a la exportación: Porque flexibiliza el origen de los bienes, se financia el 100% del importe de las operaciones y se evita el pago de primas de seguro.
• Elimina el riesgo de tipo de cambio y de intereses: el exportador, al no tener que esperar a los sucesivos reembolsos, no corre el riesgo de devaluaciones futuras de divisas y de fluctuaciones en lostipos de interés. Este riesgo queda a cargo de BBVA.

Ventajas para el importador

• Financiación inmejorable: Financia el 100% del contrato comercial a precio fijo. Mejora, por tanto, las condiciones de financiación de su suministrador.
• Claridad en los trámites: El importador no tendrá que preocuparse por nada, ya que la instrumentación de la operación es muy sencilla.
• Verdaderas facilidades operativas: Elimina las restricciones en lo relativo a materiales extranjeros y gastos locales. Se eliminan todos los costes de seguro y caución, seguros de cambio, etc.
• Confidencialidad garantizada: Asegura la confidencialidad ya que el importador está obteniendo, de alguna manera, una financiación por parte del “Forfaiter”, sin haberla solicitado.

Pere Brachfield, director de estudios de la PMCM y profesor de EAE Business School