¿Qué es un moroso?

¿Qué es un moroso? Para muchos “moroso” es una palabra fea. A mi modo de ver moroso –fonéticamente hablando– es un bello vocablo de la lengua castellana por su eufonía, sonoridad  y estética, puesto que la presencia de 3 vocales fuertes provoca una impresión agradable en el oyente, por más que su significado no siempre sea tan bonito.

Seguir leyendo…¿Qué es un moroso?

Los sistemas de cobro en función al retraso que producen en las facturas

La forma de cobro depende en gran medida de la tipología del cliente, de las costumbres del sector, del poder negociador del cliente, o de la fuerza comercial que pueda ejercer el proveedor sobre el comprador. El medio de cobro utilizado es muy importante ya que algunos canales de cobro alargan en varios días el cobro de las facturas.

Seguir leyendo…Los sistemas de cobro en función al retraso que producen en las facturas

El control de las cuentas de clientes

La gestión de control de facturas pro-activa

La empresa debe establecer mecanismos que permitan una gestión pro-activa de los impagados. La pro-actividad consiste en adelantarse a los acontecimientos y evitar así los problemas mediante una acción adecuada.

Seguir leyendo…El control de las cuentas de clientes

Las garantías para reforzar el derecho a cobrar

Garantías personales y garantías reales

Para reforzar el derecho de cobro existen dos grandes categorías de garantías:

Las garantías personales: se denominan así porque es una persona física o jurídica que garantiza el cumplimiento de la obligación de pago de otra persona. En esta clase de garantías figuran los avales y fianzas.

Las garantías reales: son aquellas en las que no responde del pago de la deuda una persona sino una cosa. El acreedor tendrá derecho a enajenar el bien para cobrar su deuda. En este tipo de garantías se encuentran las hipotecas y las prendas.

Seguir leyendo…Las garantías para reforzar el derecho a cobrar

La concesión del crédito al cliente

La decisión de dar crédito a un nuevo cliente

El responsable de créditos tomará las siguientes decisiones sobre un nuevo cliente:

  1. ¿Es merecedor de un crédito comercial?
  2. ¿Cuál es el importe máximo del riesgo que se puede asumir con dicho cliente?
  3. ¿Que plazo de pago se le puede conceder?
  4. ¿Que condiciones y forma de pago se le van a solicitar?

    Seguir leyendo…La concesión del crédito al cliente