Una sociedad de Brad Pitt condenada como morosa a pagar más de medio millón euros

Una sociedad instrumental luxemburguesa de Brad Pitt lleva a la quiebra a una artista francesa.

No siempre el hecho de que un cliente sea un famoso actor garantiza al contratista el cobro puntual de los trabajos realizados. Según la revista francesa Le Point, la “Société Château Miraval”, una sociedad luxemburguesa perteneciente al actor norteamericano Brad Pitt, ha sido condenada por la Corte de apelación de Paris, a pagar 565.000 euros a la artista francesa Odile Soudant a causa de una serie de impagos que provocaron la quiebra de la empresa de Madame Soudant. De esta suma, 60.000 euros corresponden a título de indemnización por los perjuicios causados a la imagen y reputación de la artista gala.

En el centro del litigio y de los impagados están las numerosas instalaciones lumínicas realizadas en el “Château de Miraval”, una extensa propiedad en la región francesa de “Provence-Alpes-Côte d’Azur”, concretamente en el departamento del Var, que Brad Pitt junto a su todavía esposa, Angelina Jolie (con la que está en proceso de separación), adquirieron por 45 millones de euros a través de una sociedad instrumental luxemburguesa.

En 2008 la sociedad instrumental de Brad Pitt comenzó a remodelar la mansión y entró en contacto con la artista Odile Soudant. Los pagos por los trabajos de instalación de los sistemas de iluminación se desarrollaron sin problemas durante tres años, hasta que en verano de 2014 el actor culpó a la empresa de Soudant, de no ejecutar a tiempo los trabajos contratados y dio la orden de suspender los pagos. Vale la pena señalar, que la facturación de la empresa de la artista francesa dependía en aquel momento en un 70% de la reforma que llevaba a cabo en la mansión propiedad de la sociedad luxemburguesa de Brad Pitt.

Ante la situación de impago de los trabajos de instalación de iluminarias, la artista suplicó personalmente en diversas ocasiones a Brad Pitt que le hiciera algún pago a cuenta ya que su situación financiera había llegado al límite, y su empresa estaba a punto de presentar concurso de acreedores. Brad Pitt hizo oídos sordos a las peticiones de Odile Soudant, y al final el impago provocó la quiebra de la empresa de la artista gala.

Odile Soudant decidió entonces ejercitar acciones legales de reclamación de la deuda. Después de tres años de batalla legal, los tribunales franceses dieron la razón a Odile Soudant al estimar que los retrasos en las obras no le eran únicamente imputables a su empresa sociedad. Por tanto, el tribunal francés sentenció que la sociedad instrumental del actor deberá remunerar a la artista con 565.000 euros. Esta decisión judicial no supone el final del litigio entre ambas partes, ya que la artista gala también reclama a la sociedad de Brad Pitt, los derechos de propiedad industrial de la iluminación de los cuatro edificios.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo