Panorama actual de las empresas de cobro de impagados

La proliferación de sociedades dedicadas a la recuperación de deudas por la vía extrajudicial es un fenómeno de los últimos años, lo que ha contribuido a crear un universo de empresas que realizan gestión de cobro de impagados.

Diversos estudios establecen un número aproximado de 1.000 empresas que se dedican al recobro de impagados, según las guías telefónicas (tipo páginas amarillas y guía QDQ) e internet. Muchas de estas empresas son pequeñas agencias de cobro de impagados que actúan exclusivamente en su ámbito local, y muchos son empresarios autónomos.

Una gran parte de estas empresas de recobro de impagados son sólo gestoras de cobro, aunque existe un porcentaje que se dedican a otras actividades, como los informes comerciales, marketing, investigación privada, consultoría financiera o actividades legales.

Un pequeño porcentaje de las sociedades de recobro de impagados disponen de una red de oficinas por toda España, pero la mayoría sólo tienen un centro de operaciones y sólo un muy pequeño tanto por ciento de las empresas de cobro disponen de una estructura internacional.

La mayoría de las empresas de recobro de deudas no pertenecen a la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro ANGECO que es la asociación patronal del sector, que según su web oficial de ANGECO cuenta con unos cincuenta miembros.

Asimismo son todavía pocos los profesionales de la gestión de recobro que pertenecen a la AEPGC Asociación Española Profesional de Gestores de Cobro, que es una entidad sin ánimo de lucro, de carácter cultural y educativo que agrupa a las personas físicas que se dedican a la recuperación de créditos.

Las empresas de recobro de deudas pueden ser de diversos tipos, en función al tipo de servicios que ofrezcan.

En primer lugar tenemos las empresas de tele-recobro, que se dedican principalmente a llamar a los deudores para recordarles que tienen unos pagos pendientes y convencerles de que efectúen el reembolso al acreedor. Este tipo de empresas trata un gran número de impagados, generalmente de importes no demasiado elevados y que se encuentra en un estadio de mora temprana.

Las empresas de tele-recobro son muy eficaces cuando el acreedor tiene un gran volumen de facturas a cobrar y no le interesa crear una estructura propia de emisión de llamadas. La principal ventaja de este tipo de servicios de cobro es que gracias a la gestión telefónica directa se llega antes a un compromiso de pago con el cliente y se consigue el cobro de los saldos deudores más rápidamente.

En segundo lugar se encuentran las gestoras de cobro se dedican a la recuperación amistosa de deudas. Este tipo de sociedades de recobro actúan como mandatarios de sus clientes y utilizan una serie de medios para conseguir el cobro tales como la utilización de la correspondencia bajo varias formas, llamadas telefónicas, visitas personales y otras gestiones extrajudiciales que motiven al deudor a pagar.

En principio este tipo de empresas de cobro van a ejercer una presión sobre el deudor para que efectúe el pago sin necesidad de acudir a la vía judicial, que suele ser más lenta y costosa, utilizando siempre métodos legalmente autorizados.

En tercer lugar están los bufetes de abogados y corporaciones legales, que suelen comenzar con una gestión amistosa de las deudas, pero en caso de que el moroso no quiera llegar a un compromiso de pago, pueden actuar por la vía judicial.

Después de la fase amistosa este tipo de sociedades presentan una demanda judicial contra los morosos recalcitrantes, pero mantienen abiertas las negociaciones con el deudor por si éste recapacita y se aviene a un acuerdo de pagos antes de llegar a la fase de ejecución de la sentencia.

Y en cuarto lugar están las grandes sociedades de recuperación de deudas que pueden integrar los tres modelos anteriores en su estructura.

Este tipo de empresas ofrecen todos los servicios de recuperación de deudas, desde el call center, hasta los servicios jurídicos especializados. La ventaja de este tipo de sociedades es que la información histórica no se pierde al existir una continuidad en la gestión recuperatoria y tiene el beneficio adicional del efecto sinérgico.

Hay que hacer notar que la mayoría de las gestoras de cobros realizan el recobro de deudas por la vía amistosa, y sólo un pequeño porcentaje de los expedientes llega a la fase judicial.

A nivel español a la hora de decidir cuál es la gestora de cobros a la que confiar el recobro de impagos hay que tener en cuenta que las principales empresas del sector están afiliadas o bien a ANGECO (ANGECO fue admitida en la Federación de Asociaciones Nacionales de Gestión de Cobro Europeas FENCA) o bien sus directivos y gestores de cobro son miembros de la AEPGC.

Vale la pena decir que para pertenecer a la AEPGC hay que cumplir con un estricto código deontológico en la gestión de cobro de deudas y tener una titulación universitaria.

Las empresas de recobro que cumplan con alguna de estas condiciones cuentan con la garantía de un alto grado de profesionalidad y calidad en el servicio de recobro. Ambas organizaciones cuentan con sus respectivos códigos éticos que todos los miembros deben cumplir, así como una serie de directrices de funcionamiento y organización que son imprescindibles para que una gestora de cobro se pueda incorporar a dichas asociaciones. Igualmente, ANGECO tiene suscrito, y por tanto obliga a sus asociados, el código de conducta existente a nivel europeo para este sector de actividad.

Asimismo existen en España muchas empresas que actúan de forma correcta y obtienen buenos resultados pero que por diversas razones no pertenecen a ninguna de las dos asociaciones profesionales citadas.

No obstante antes de contratar a una agencia de cobros que no pertenezca a dichas asociaciones es conveniente para garantizar un correcto proceso de decisión, recoger una serie de datos que la misma gestora de cobros puede facilitar, y además solicitar referencias de clientes o pedir el asesoramiento de expertos en este campo. Con este procedimiento se evitarán malas experiencias y disgustos

Para más información sobre el tema se pueden consultar los libros “Gestión del Crédito y Cobro”, “Cobro de Impagados y negociación con deudores” y “La nueva legislación contra la morosidad descodificada” e “Instrumentos para Gestionar y Cobrar Impagados” de Profit Editorial www.profiteditorial.com o en la web www.pereperebrachfield.com