Preocupado yo?

España va de mal en peor

Preocupado yo?

A pesar de los éxitos en la Eurocopa España va de mal en peor en lo que la economía se refiere.

 

Parafraseando al olvidable expresidente socialista Rodríguez Zapatero, España no sólo ha sido expulsada de la Champions League de las economías del mundo sino que la economía española ha empeorado todavía más en el segundo trimestre según nuestro Banco Central.

El Banco de España, cuyo nuevo Gobernador es Luis María Linde, patentiza que en el período de abril a junio la economía española ha sufrido una caída del Producto Interior Bruto (PIB) más intensa que la contracción del 0,3% registrada durante los tres meses anteriores. Asimismo fuentes del Banco Central han observado que en el mercado de trabajo se intensificó la destrucción de empleo iniciada en la segunda mitad 2011.

El organismo supervisor señala en relación al segundo trimestre, que la actividad ha seguido disminuyendo a ritmo más intenso y que han empeorado el consumo y la inversión de las empresas en bienes de equipo.

Aunque las importaciones descendieron de forma más acusada que las exportaciones. Las ventas exteriores mostraron signos de debilidad, especialmente en uno de los sectores clave de la economía: las ventas de automóviles. En concreto, las exportaciones se redujeron sobre todo a los mercados de Italia, Portugal y Gran Bretaña.

En otro sector fundamental, la construcción, el Banco de España alerta de que se ha prolongado el comportamiento desfavorable de la inversión y constata que la destrucción de empleo se ha acentuado. También ve un cierto empeoramiento de la actividad industrial y la persistencia del deterioro de los servicios, aunque se ha detectado cierta mejora de la actividad turística.

Además el Banco de España advierte de que la crisis pasará factura al crecimiento potencial de la economía española en el futuro porque no sólo se han destruido empresas, sino que también ha descendido de forma importante la inversión empresarial en investigación y desarrollo que son la pieza clave de la competitividad de un país.

Si no ocurre un milagro económico muy pronto, España después de las vacaciones de verano será una firme candidata a un rescate en toda regla. Eso si los egos de ciertos dirigentes políticos no retrasan lo inevitable. Que luego no nos reprochen que no les avisamos a tiempo.