El Decreto Ley 27/2012: La gran decepción para la protección a los deudores hipotecarios

Pere Brachfield

Una chapuza de Decreto Ley con supuestas medidas para paliar los efectos de los desahucios

La situación en la que han quedado cientos de miles de personas, que entre otros infortunios, han sufrido las 400.000 ejecuciones hipotecarias desde el inicio de la crisis y que han sido víctimas del desahucio, no han servido para ablandar el corazón de los políticos. En estos momentos que decenas de miles de familias, gente honrada y de buena fe, están en la cuerda floja por que hoy por hoy no pueden saldar sus deudas hipotecarias, pero que de una forma u otra tienen la intención de pagar a sus acreedores, siguen encontrándose sin protección por parte del Estado Español; estas familias en cualquier momento pueden sufrir el desalojo de sus hogares.

El Real Decreto-ley 27/2012, de 15 de noviembre, de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios es una auténtica chapuza. El Real Decreto es un parche improvisado de cara a presentar a la opinión pública un presunto remedio paliativo a la epidemia de lanzamientos que sufren los hogares españoles.

Pero no me extraña esta falta de sensibilidad de los gobernantes y legisladores, ya que nuestros políticos de uno u otro signo, protagonizan continuas muestras de falta de caridad cristiana al hacer declaraciones sobre los miles de desahuciados por las ejecuciones sumarias hipotecarias. Como botones de muestra cito las manifestaciones literales de tres políticos.

Primero tenemos las inteligentes declaraciones de la actual alcaldesa de Madrid, doña Ana Botella (digo actual ya que escribo estas líneas en noviembre de 2012 pero a lo mejor cuando el lector lea este artículo ya haya dimitido del cargo) que afirmó sin ruborizarse lo siguiente: “todos sabemos el drama que es para una persona perder su casa”, lo que, subrayó, “es muy importante para todos nosotros”, afirmando categóricamente “creo que hay que cumplir siempre la ley”, y la ley “está para cumplirla siempre, aun en los casos más tristes y más dolorosos”. Después de estas declaraciones, seguramente (como es habitual cuando pasa por una situación de estrés) doña Ana viajó a Portugal, para ir al Spa de lujo de Penha Longa Hotel Golf Resort y se alojó en una suite gentileza del hotel.

Segundo, las declaraciones del ministro de Economía, don Luis de Guindos, en la comparecencia tras el Consejo de Ministros poco después de que el Gobierno de don Mariano Rajoy aprobara el 15 noviembre 2012 el chapucero Decreto Ley con supuestas medidas para paliar los efectos de los desahucios.s d “Las deudas y los intereses hay que devolverlos”, sentenció De Guindos.

Lo que el ministro de Economía, se olvidó de comentar es que existe un perverso mecanismo legal que permite valorar un bien inmueble de dos maneras muy distintas, según toque formalizar el crédito hipotecario o corresponda sacarlo a subasta. La diferencia entre esas dos tasaciones contribuye a que la entrega del inmueble no sirva para zanjar la deuda.

Tercero, una “perla twittera” de la exministra socialista de vivienda doña María Antonia Trujillo Rincón: “El que tenga deudas que las pague. Que no se hubiera endeudado”. Vale la pena decir que la exministra (conocida popularmente por su alias de la “Keli Finder” y que tiene el dudoso honor de ser la ministra que no se percató del estallido de la burbuja inmobiliaria) fue duramente criticada en Twitter, incluso por la dirección del PSOE.

Recapitulando, el Real Decreto no trata para nada de la dación en pago, que era la pieza clave de todo el drama de ejecuciones hipotecarias. Para más información sobre el tema os invito a leer el artículo sobre dación en pago publicado en este mismo blog pinchando aquí.