El pago domiciliado a través de la Norma 68

Las entidades bancarias también ofrecen una modalidad de pagos a proveedores sin necesidad de optar por el Confirming convencional y que se denomina Pago Domiciliado a través de la Norma 68. Mediante este servicio, las entidades bancarias ofrecen a sus clientes la gestión, el aviso y posterior abono de sus pagos a terceros, enviando al beneficiario el documento de “pago domiciliado” mediante carta, en la que le indica que hay un crédito comercial a su favor, con detalle de cada una de las facturas.

Las participantes en el sistema de Pago Domiciliado a través del Cuaderno 68 son:

Emisor del Pago domiciliado (Cliente Pagador / Ordenante)

Persona jurídica que efectúa pagos a sus beneficiarios

Emisor de la factura (Proveedor Beneficiario)

Puede ser una persona física o jurídica suministradora de bienes y servicios que tiene emitidas facturas a cargo del cliente pagador y éste (emisor del pago domiciliado), una vez haya confirmado dichas facturas, emitirá orden u órdenes de pago a su favor.

Entidad de Crédito

Recibe del cliente pagador el fichero con el contenido de los pagos a realizar. Emite los documentos de los pagos domiciliados y los envía al beneficiario.

El pago se realizará a partir de la fecha indicada en el documento para el pago.

La entidad bancaria sólo se obliga a efectuar el pago siempre y cuando no haya recibido orden expresa de no pagar y haya disponibilidad suficiente en la cuenta del cliente pagador. Por tanto, no es documento garantizado por la entidad de crédito que lo emite, debiendo quedar expresamente recogida esta circunstancia en el propio documento.

En consecuencia el Pago Domiciliado puede ser cancelado sin problemas por parte del pagador sin que esta anulación tenga consecuencias negativas para su buena imagen bancaria o pueda ser incluido en registros de solvencia, ya que su valor jurídico es equivalente al de un efecto no aceptado. Para que estos pagos puedan efectuarse correctamente, deberá indicarse la cuenta de cargo del cliente pagador. Asimismo deberán recogerse los datos del beneficiario.

El proveedor beneficiario del Pago Domiciliado puede descontar el documento en su propio banco o entregarlo en gestión de cobro.

Para prestar este servicio, hay que considerar lo siguiente:

Los clientes pagadores deben tener cuenta abierta en las Entidades de Crédito.

Los clientes pagadores, cursarán las órdenes a las Entidades de Crédito mediante el envío de ficheros informáticos.

Las Entidades de Crédito no admitirán ningún documento físico de los clientes pagadores, justificativos de los importes percibidos por estos conceptos.

Las Entidades de Crédito, en ningún caso remitirán al ordenante carta justificativa del abono al beneficiario.

Las ventajas del servicio de la Norma 68 para el cliente son:

Elimina burocracia y papeleo en sus gestiones administrativas.

Reduce sus costes operativos y de gestión.

Reduce errores en la tramitación de las operaciones.

Satisface la demanda existente de productos para la gestión de pagos.

Los beneficiarios tienen la posibilidad de reducir el aplazamiento de pago dado que el mismo podría ser anticipado por una Entidad de Crédito, previa negociación.

Permite obtener información puntual de la situación de sus pagos.

Mejora la imagen de la empresa frente a sus proveedores.

Las ventajas del servicio de la Norma 68 para el proveedor son:

Mayores facilidades para descontar los créditos de clientes y obtener liquidez.

Se asegura que las facturas han sido conformadas por el cliente y que tienen un vencimiento de pago concreto.