Cómo determinar el riesgo de crédito comercial integral de un cliente

La evaluación y control del riesgo de crédito comercial y el riesgo de impago

Todas las empresas deben ser conscientes de la importancia de la inversión realizada en las partidas de clientes del realizable, y no sólo las grandes empresas deben tener mecanismos para gestionar adecuadamente el riesgo de crédito comercial de clientes, sino que también las pymes deben de luchar contra la morosidad, prevenir los impagados y gestionar el riesgo de crédito comercial.

La disciplina que se encarga de prevenir y gestionar los riesgos de crédito comercial, controlar el riesgo de impago y prevenir los impagados se denomina credit management y el experto en esta materia es el credit manager. Gracias al credit management una empresa podrá luchar contra la morosidad y mantener controlado el riesgo de crédito de clientes, ya que habrá empleados responsable de llevar a cabo la gestión del riesgo de crédito de los clientes.

Además, hay que descartar la falsa idea que existe que la gestión del riesgo de crédito comercial sólo se debe realizar cuando la crisis golpea a las empresas y hay una epidemia de morosidad, o en épocas de recesión económica. La correcta gestión del crédito comercial se debe hacer siempre y no únicamente cuando la coyuntura económica es desfavorable o hay un elevado porcentaje de morosidad. Por ende, es conveniente que todas las empresas introduzcan el credit management y adopten procedimientos de control del riesgo de crédito comercial integral de los clientes y del riesgo de impago, y no solo aquellas que presenten elevados índices de morosidad.

Contrariamente a lo que se hace habitualmente, la gestión del riesgo de crédito comercial o credit management no ha de hacerse únicamente durante los ciclos económicos negativos es decir cuando existe un serio problema de morosidad y entran muchas facturas impagadas, sino que debe realizarse en cualquier coyuntura económica, incluso en épocas de crecimiento y bonanza.

Para realizar correctamente la gestión del riesgo de crédito comercial, el primer paso es conocer el concepto de riesgo de crédito comercial integral o riesgo vivo de un deudor comercial. El riesgo de crédito integral se define como todo el dinero que el acreedor puede perder si un cliente entra en una situación de insolvencia definitiva; es decir presenta una quiebra y no paga sus deudas con proveedores, o también si es un moroso profesional que decide cometer un pufo y engañar al proveedor, dejando de pagar todo el crédito comercial obtenido.

Ahora bien, la información que nos lleva a determinar la cuantía del riesgo de crédito comercial integral con un determinado cliente, no solo se encuentra en los registros contables clásicos, sino que también está registrada en cuentas de orden extracontables que deben ser controladas por el credit manager.

El riesgo de crédito comercial integral de un cliente se encuentra determinado por las siguientes partidas:

  • Las facturas no vencidas
  • Las facturas vencidas y factura impagadas
  • Las facturas pendientes de pago por discusiones comerciales o controversias con el cliente
  • Los efectos comerciales no vencidos en cartera
  • Los efectos descontados pendientes de vencimiento
  • Las facturas anticipadas por el banco mediante factoring con recurso
  • Las facturas cobradas anticipadamente mediante confirming con recurso
  • Los adeudos directos SEPA domiciliados y cargados en la cuenta bancaria del cliente dentro del período de devolución
  • Las entregas de mercancía no facturadas ni contabilizadas
  • Los pedidos en curso en particular cuando son fabricaciones personalizadas para el cliente

La suma de todas estas partidas, muchas de ellas extracontables, nos da el riesgo de crédito comercial integral de un cliente; es decir, el importe que podemos perder si este deudor actúa de forma deshonesta y decide no solo dejar de pagar las facturas pendientes, sino de devolver los adeudos cargados en su cuenta bancaria hasta el límite temporal que le permitan las normas bancarias SEPA, que recordemos para los Adeudos Directos SEPA Básicos los plazos de devolución pueden ser de 58 días si el acreedor tiene un mandato firmado por el cliente, o de 400 días si no existe tal mandato. Estas partidas, presuntamente cobradas según los registros bancarios y contables de la empresa proveedoras, pueden suponer una gran bolsa de riesgo de impago oculto.

El departamento de credit management debe tener en cuenta todas las partidas de riesgo de crédito de clientes, y en particular, el credit manager debe controlar la devolución de adeudos directos una vez transcurridos cinco días desde la presentación de la remesa, que es el plazo máximo para la devolución de adeudos directos básicos por motivos técnicos; o sea por falta de saldo, cuentas erróneas o canceladas, o por orden del cliente.

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo

 

 

1 comentario en “Cómo determinar el riesgo de crédito comercial integral de un cliente

Los comentarios están cerrados.