Ciclo de Explotación

El crédito y el cobro dentro del Ciclo de Explotación de las empresas

Los financieros tenemos la mala costumbre de dar diversos nombres al mismo ente de finanzas, lo que provoca confusión en el lector que no es experto en la materia. Un caso paradigmático es el del Ciclo de Explotación, que también denominamos Ciclo de Maduración, Ciclo Operativo, Ciclo a Corto Plazo, Ciclo del Ejercicio, Ciclo  compra-mercancía-cobro o Ciclo Comercial. Este importante ciclo está constituido por una serie de procesos a través de los cuales la empresa recupera los recursos financieros que ha invertido en su activo circulante. El ciclo de explotación es el intervalo que transcurre desde que se hace una salida de tesorería para la compra de materias primas destinadas a fabricar el producto, o la compra de productos terminados si se trata de una empresa comercial, hasta el momento en  que se recupera el dinero invertido mediante el cobro de las facturas emitidas a los clientes que han adquirido dichos productos.

El Período Medio de Maduración y el Ciclo de Caja son dos conceptos muy importantes en finanzas operativas. La reducción del Ciclo de Caja es uno de los objetivos estratégicos de la dirección financiera y una buena gestión permite aumentar la liquidez de las empresas y disminuir su endeudamiento con los bancos.  Hace años se introdujo en las empresas el concepto de stock cero, es decir minimizar las inversiones en materias primas y componentes para la fabricación, el credit management sirve para aplicar el principio de rebajar las inversiones en créditos procedentes de las ventas de productos o prestaciones de servicios. Dicha reducción no se ha de conseguir disminuyendo las ventas a crédito sino acelerando el proceso de cobros de los saldos vencidos de clientes, disminuyendo el plazo medio de cobro, y minimizando el riesgo de las operaciones a crédito de forma que el porcentaje de créditos incobrables sea lo más bajo posible.

El PMME puede definirse como el período de tiempo medido en días que por término medio tarda una empresa en llevar  a cabo el ciclo operativo de actividad; es decir de la duración media calculada en días de su ciclo de explotación. Por lo tanto, el Período Medio de Maduración es el tiempo que en promedio tarda el activo circulante en dar una vuelta. Consiguientemente, el Período Medio de Maduración está estrechamente relacionado con el ciclo operativo de actividad de una empresa. Para conocer el Período Medio de Maduración hay que calcular el tiempo que en promedio transcurre entre que el dinero sale de caja para comprar materias primas hasta que vuelve a la empresa al haber cobrado de los clientes. El Período Medio de Maduración es un dato muy útil para conocer las necesidades de financiación de las empresas y las necesidades de su fondo de maniobra. Su determinación viene dada por la suma de los períodos medios de las distintas fases de actividad: almacenamiento de materias primas, fabricación de los productos, almacenamiento y comercialización de productos acabados y cobro a clientes.

Al producirse un alargamiento del período medio de cobro se produce simultáneamente una dilatación del Período Medio de Maduración del negocio.

Un principio básico es que cuanto mayor sea el Período Medio de Maduración menor será la eficiencia de la empresa. Asimismo, cuanto más largo sea el Período Medio de Maduración menor será la rentabilidad del negocio. Esto es así puesto que necesitará financiar su actividad operativa durante un mayor período de tiempo y necesitará más tiempo para poder recuperar dicha inversión y realizar los beneficios. Por consiguiente, el aumento del Período Medio de Maduración implica siempre una disminución de la eficiencia de una compañía, ya que al completar el ciclo operativo en más tiempo, la empresa recupera más tarde los recursos líquidos invertidos en el proceso y no los puede realizar ni reinvertir en el negocio. Otro aspecto importante es que el aumento también supone unas mayores necesidades de fondos para financiar el activo circulante y consecuentemente implica un importante incremento de costes financieros.

Si las empresas tuvieran que pagar al contado todas sus adquisiciones, bastaría con calcular el Período Medio de Maduración económico para saber el tiempo que, por término medio, tardarían las empresas en recuperar las inversiones realizadas en el Ciclo de Explotación; lo que sería equivalente a su Período Medio de Maduración financiero, también llamado Ciclo de Caja. Pero como la mayoría de las empresas no pagan al contado sino que obtienen un crédito, el tiempo desde que la empresa invierte en el ciclo de explotación hasta que recupera la inversión, es inferior al Período de Maduración Económico; por tanto, es menos tiempo que hay que financiar el ciclo de explotación. De modo que es necesario calcular el Ciclo de Caja para conocer el plazo en se debe financiar la explotación. El Ciclo de Caja es el resultado de restar del Período Medio de Maduración Económico el número de días que tarda la empresa en pagar a sus proveedores.

 

Autor: Pere Brachfield, director de Brachfield & Morosólogos Asociados, BCN
Todos los derechos reservados