Tratamiento del cheque en el sistema bancario

El tratamiento en el sistema bancario de los cheque se realiza a través del Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE). El SNCE mediante sistemas de naturaleza electrónica, realiza la compensación de documentos y transmisiones de fondos que presenten al mismo las Entidades Miembros (entidades de crédito).

El SNCE compensa independientemente de su valor todas las operaciones relacionadas con instrumentos de pagos al detalle (pago al por menor), como cheques, pagarés de cuenta corriente, adeudos domiciliados, transferencias, efectos de comercio, cheques de viaje y cheques de pago de carburantes.

Mediante el SNCE las entidades bancarias intercambian la información por interconexión bilateral de ordenadores y, si hay entrega de documentos en soporte papel, se entregan en la Cámara de Compensación de Madrid.

Para que las operaciones puedan gestionarse en el SNCE, hay que obtener un extracto informático de los documentos objeto de intercambio.

El truncamiento es la desmaterialización de los documentos físicos para su tratamiento en los sistemas de compensación, con inmovilización de los originales.

El truncamiento es la inmovilización física de los documentos originales por parte de la entidad tomadora. Es el procedimiento para simplificar los procedimientos de tramitación de operaciones y consiste en la inmovilización en la entidad receptora de una operación procedente de su cliente, en la que el destinatario final es otra entidad de crédito de los documentos originales.

En lugar del documento físico se transmite la información necesaria para cumplimentar las operaciones en soportes informáticos o de teleinformática, estableciendo los mecanismos de seguridad y normalización bancaria necesarios. El truncamiento se produce siempre en la oficina tomadora del documento truncable, siendo archivados en esta oficina bancaria durante un plazo reglamentario.

En caso de falsedad del documento de pago, es el banco tomador el responsable ya que debería haber tomado precauciones, y no el banco librado. Se entiende que el banco tomador debe conocer al cedente del instrumento de pago y comprobar autenticidad.

El truncamiento se efectúa de los siguientes documentos e instrumentos de pago:

  • Cheques y pagarés de Cta. Cte.
  • Letras de cambio
  • Pagarés que tienen función de giro
  • Recibos
  • Pagos domiciliados (Norma cuaderno 68)

Normativa bancario y del SNCE para el truncamiento de cheques de cuenta corriente

Los cheques hasta 50.000 euros se truncan sin problemas
De 50.000 a 150.000 hay que enviar un facsímil a la entidad pagadora librada
A partir de 150.000 euros el cheque no es truncable y debe viajar físicamente a la entidad librada

Hay que tener en cuenta la normativa del SNCE para el abono salvo buen fin.

Los bancos no dan firmeza inmediata de los efectos o cheques por eso hacen la retención de saldo en cuenta hasta que pase el plazo de devolución. El cheque debería venir devuelto impagado al 2º día hábil, aunque los bancos hacen retención del saldo de 4 días.

El truncamiento se efectúa de los siguientes documentos e instrumentos de pago:

  • Cheques y pagarés de Cta. Cte.
  • Letras de cambio
  • Pagarés que tienen función de giro

El tratamiento en el sistema bancario de los cheques a través del SNCE es

Ingresos
El ingreso se hará con valor dos días hábiles

Devoluciones
Dos días después de la fecha de ingreso
Excepciones de un día más para la devolución si es fiesta en la población de la oficina entidad pagadora
Si el documento ha sido robado, falsificado o manipulado, entonces puede llegar incluso 2 meses después

Fiscalidad del cheque

El Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (LITPAJD) marca en el apartado primero de su art. 33 los documentos que realicen función de giro y que quedan sujetos a la tributación por actos jurídicos documentados:

–”Están sujetas las letras de cambio, los documentos que realicen función de giro o suplan a aquéllas, los resguardos o certificados de depósitos transmisibles, así como los pagarés, bonos, obligaciones y demás títulos análogos emitidos en serie, por plazo no superior a dieciocho meses, representativos de capitales ajenos por los que se satisfaga una contraprestación establecida por diferencia entre el importe satisfecho por la emisión y el comprometido a reembolsar al vencimiento”.

En el apartado 2 del art. 33 se establece la interpretación de lo que debe considerarse como función de giro:

-“Se entenderá que un documento realiza función de giro cuando acredite remisión de fondos o signo equivalente de un lugar a otro, o implique una orden de pago, aun en el mismo en que ésta se haya dado, o en él figure la cláusula a la orden.”

Al propio tiempo el Reglamento del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (RITPAJD aprobado por Real Decreto 828/1995, de 29 de mayo) completa lo indicado por el art. 33 de la LITPAJD y señala en su art. 76.3:

–” A los efectos del número anterior cumplen función de giro:
b. Los pagarés cambiarios, excepto los expedidos con la cláusula no a la orden o cualquiera otra equivalente.
c. Los cheques a la orden o que sean objeto de endoso.
d. Los documentos expedidos en el tráfico mercantil que, por sí mismos, acrediten, literalmente y con carácter autónomo, el derecho económico de su legítimo tenedor para cobrar de la persona que designen y en el lugar y fecha, que, con independencia de los de emisión, el propio documento señale, una cantidad determinada en dinero o signo que lo represente.
A efectos de lo dispuesto anteriormente, se entenderá por documento cualquier soporte escrito, incluidos los informáticos, por los que se pruebe, acredite o se haga constar alguna cosa.”

Por consecuencia el apartado 3.b. dicta claramente que cumplen la función de giro los cheques a la orden o que sean objeto de endoso y que por tanto han de tributar por el IAJD.

En caso de que un acreedor reciba como instrumento de pago de su deudor un cheque en el que éste figura como tomador, es decir le endosa un título nominativo a la orden, se deberá liquidar el impuesto de AJD. Con todo, la no liquidación del tributo no perjudica las acciones que pueda ejercer el tenedor del cheque, aunque puede dar lugar a una sanción tributaria.

Sin embargo hay que tener en cuenta, que a efectos de la consideración de documentos con función de giro a que se refiere el RITPAJD, debe entenderse como endoso aquel que se genere todos los efectos de transferencia integral de los derechos a favor del endosatario, y no en aquellos casos que sean limitados, como es el caso habitual del “endoso en gestión de cobranza” que se hace cuando se entrega el cheque a una entidad bancaria y firmando el cheque al reverso para la presentación al pago a través del SNCE. Consecuentemente no se considerará endosado el cheque nominativo en el que aparezca como única firma la del propio beneficiario, y además sea éste el titular de la cuenta corriente en la que se ha de abonar el importe del cheque.

Recogiendo lo más importante, los cheques que están sujetos al IAJD son:

Cheques a la orden
Cheques nominativos endosados
En cambio no están sujetos al IAJD:
Cheques nominativos no endosados
Cheques al portados
Cheques nominativos con cláusula “no a la orden”

Cheque de ventanilla

En caso de no llevar encima el talonario de cheques, el titular de la cuenta corriente contra la que se gira el cheque puede sacar fondos de la misma acudiendo a la oficina bancaria correspondiente mediante el cheque de ventanilla. Este es simplemente un impreso que le facilita el empleado de la entidad bancaria y que debe extenderse en presencia del cajero, ha de ser nominativo y debe consignar los datos de identificación del titular, su CIF y la firma. Este tipo de cheque sólo se admite para cuentas corrientes abiertas en la propia entidad bancaria y preferiblemente de la misma oficina.

Cheque conformado

El cheque no puede ser aceptado ni avalado por el librado. Cualquier fórmula de aceptación consignada en el documento se considerará como no escrita. Pero el librador de un cheque puede pedir al librado que preste su conformidad al mismo. En este caso el banco bloquea en la cuenta del librador el importe del cheque de forma que ni el titular pueda disponer de esta cantidad durante el plazo de conformidad. A cambio el banco cobra al librador una comisión por el servicio prestado.

Para dar su conformidad, el banco librado estampará un sello en el cheque con la fecha y firma y retendrá el saldo en la cuenta del librador hasta el plazo en que esa conformidad se haya prestado y que constará en la mención. En realidad se trata de una certificación que acredita la autenticidad del cheque y la existencia de fondos suficientes en la cuenta del librador y que la entidad se compromete a retener la cantidad necesaria para el pago a su presentación.

En defecto de indicación de plazo, el cheque se entenderá conforme hasta el vencimiento del plazo de presentación o sea 15 días desde la fecha de emisión si ha sido librado en España y 20 días el emitido en Europa.

La fórmula para conformidad es:
–”Es conforme este cheque de euros…. en cuanto a importe y firma. Si no se hiciese efectivo o no se compensara en alguna entidad de crédito antes del día…. El Banco del Progreso podrá considerarlo como cheque no conformado, con fecha, antefirma y firmas autorizadas”–.

La conformidad es irrevocable, pero hay que tener en cuenta que la retención del saldo en la cuenta del librador se produce hasta la fecha de caducidad de la conformidad.

Pasado este plazo el titular de la cuenta podrá disponer del dinero si el cheque no ha sido presentado al cobro.

La caducidad de la conformidad no implica necesariamente que el cheque deje de tener validez, sólo que el compromiso de mantenimiento de la provisión de fondos por parte del librado desaparece y será el librador el único responsable de la obligación de pago, por lo que el tenedor tiene todo el derecho de ejercer contra el deudor las acciones cambiarias oportunas.

Recomendaciones generales para el uso del cheque como medio de pago

El emisor de un cheque debe tomar algunas medidas de precaución, en especial si se envían los cheques por correo. Estas recomendaciones son:

  • Incluir siempre la cláusula “para abonar en cuenta”
  • Extender siempre los cheques nominativos y “no a la orden”. Si el cheque fuera interceptado y robado, el delincuente no podría falsificar un endoso y cobrarlo a través de una cuenta bancaria.
  • Enviar lo cheques por mensajero o por correo certificado con acuse de recibo
  • Escribir el cheque con tinta indeleble y no con máquina de escribir de un solo uso ya que son muy fáciles de manipular
  • No dejar espacios en blanco en el lugar designado para expresar el importe en letra ni entre las barras de protección y el monto expresado en cifras
  • No dejar espacios en blanco si es un cheque nominativo y a la orden detrás del nombre del tomador para evitar que añadan las palabras “o al portador”

Cheque bancario

Los cheques bancarios son los librados por un banco y pagaderos a su propio cargo si son directos o contra una cuenta a su nombre en otra entidad bancaria
Se diferencian de los cheques ordinarios precisamente en que el librador es un banco y los emiten por encargo de sus clientes. Existe un modelo normalizado por la banca y su aspecto es fácilmente distinguible.

Los cheques bancarios normalmente incluyen una cláusula de revocación a los 30 días desde su emisión, pues las entidades de este modo no mantienen posiciones abiertas por cheques no cobrados pasado este plazo.
Hay que destacar que los cheques bancarios son más seguros que los cheques con conformidad bancaria ya que es más difícil su falsificación o manipulación; lo que son más costosos para el deudor que hace el pago.

Cheques garantizados

Son los cheques en los que la garantía de pago la otorga una entidad de crédito. El que los adquiere ya ha realizado previamente la provisión de fondos. Los más utilizados son los cheques de viaje y los de gasolina.

Pere Brachfield, director de estudios de la PMCM y profesor de EAE Business School