Alarma por el nuevo récord de insolvencias concursales en España

…pero la realidad es mucho peor…

La continuada recesión económica que sufre España ha aumentado de forma espectacular el caudal de insolvencias empresariales. Como botón de muestra las insolvencias judiciales han cerrado el año 2012 en máximos históricos.

Los casi 8.400 procesos concursales del año pasado suponen un incremento interanual de más del 30% frente a los niveles de 2011.

Este dato marca un nuevo máximo histórico de la concursalidad en España puesto que en el año en el 2011 los concursos de acreedores alcanzaron la cifra de 6.487 y en el 2010 solamente fueron 5.407 las insolvencias registradas.

Sólo en el cuarto trimestre de 2012 se produjeron más de 2.500 nuevos procesos concursales. Las cifras oficiales de concursos han levantado voces de alarma y preocupación en numerosos ámbitos jurídicos, empresariales, sindicales y en los medios de comunicación.

Aunque el número de procedimientos se viene incrementando desde que estalló la burbuja inmobiliaria en el 2008, los 8.400 procesos concursales de 2012 suponen un incremento notable de la siniestralidad judicial en estos últimos cuatro años ya que el número de concursos legales se han incrementado en más del ochocientos por cien.

Para refrescar la memoria, diremos que antes del inicio de la crisis, los concursos empresariales no superaban los 1.000 casos anuales. Al propio tiempo, y de cara al primer semestre de 2013 no hay ningún indicio que permita anticipar un descenso en estos niveles de concursos judiciales.

Desde el punto de vista geográfico, tres comunidades autónomas y por este orden: Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid, acaparan casi la mitad de todos los concursos presentados.

A pesar de que se ha producido un crecimiento de los niveles de insolvencia judicial en casi todas las comunidades autónomas, existen tres honrosas excepciones en las que se registran disminuciones: País Vasco, Baleares y La Rioja.

Cataluña con 1.670 concursos empresariales queda situada en primer lugar en el palmarés de las CCAA superando todos los registros. Hay que hacer notar que el número de concursos de 2011 fue de solo 1.401. Aunque las comparaciones son odiosas, la comunidad autónoma de Madrid sólo registró 1.040 concursos a lo largo de 2011.

Los sectores que han acumulado el mayor número de insolvencias judiciales son: construcción, comercio, industria manufacturera y actividades inmobiliarias; todos ellos han superado los 1.400 casos.

Vale la pena decir que, sumando las cifras acumuladas de los señores del ladrillo, o sea de la construcción y actividades inmobiliarias, llegamos a superar los 3.000 concursos, lo que representa casi el 36% del total.