Obligaciones que prescriben al cabo de un año

Según el artículo 1968 del CC prescriben por el transcurso de un año la acción para recobrar o retener la posesión. Asimismo prescriben al cabo de un año las acciones para obtener las indemnizaciones por daños y perjuicios de responsabilidad civil extracontractual por injurias, calumnias

Seguir leyendo…

Cómo alargar el plazo de prescripción de una deuda

Planteada la declaración de la voluntad entre las partes para alargar los plazos legales de prescripción, ante la ausencia de una solución concreta en nuestro Derecho, se admite que no debe reconocerse eficacia a los acuerdos que alarguen la prescripción, en especial en el caso que comporten una auténtica imprescriptibilidad en la práctica (por ejemplo fijar un período de cien años)

Seguir leyendo…

El paso del tiempo disminuye las posibilidades de recuperación de impagos

A medida que transcurren los meses, la probabilidad de que un impagado se convierta en un incobrable crece de forma exponencial. La clave del éxito en la conducta del moroso es conseguir ganar tiempo ya que si logra que transcurra un año desde el impago las probabilidades de que tenga que pagar la factura se reducen drásticamente

Seguir leyendo…

El beneficio financiero que obtiene el moroso al retrasar los pagos

El objetivo de todo buen moroso es conseguir demorar el pago lo máximo posible, ya que el tiempo juega siempre a su favor. El moroso experimentado sabe que cuanto más retrase el cumplimiento de su obligación, mayores beneficios obtendrá.

Seguir leyendo…

Prescripción de deudas

En el Derecho Anglosajón las obligaciones por su exigibilidad y cumplimiento se catalogan en Legales, Morales y Mixtas, por lo cual el pago de deudas cae bajo esta última combinada exigencia. “Tan es así, que el transcurso del tiempo puede extinguir la obligación legal (prescripción), pero jamás exime la obligación moral de cancelarlas”, afirma Ding-Sai Chen, catedrático visitante de la Universidad de Michigan “Commercial Law”, Higher Educational Press, Lansing, EE.UU., 1952.

Seguir leyendo…

Los actos ilícitos que puede cometer un deudor

En los últimos tiempos se ha puesto de moda que el deudor perseguido por el acreedor o por un gestor de cobros, interponga una falsa denuncia por amenazas, coacciones, injurias, vejaciones o cualquier otro ilícito penal contra la persona que le está reclamando la deuda. Este tipo de denuncias pueden acabar en el juzgado de instrucción con los consiguientes problemas para el denunciado que deberá demostrar su inocencia.

Seguir leyendo…

El caso del cobrador de morosos que cobró en especie, con un puñetazo en la cara

La Ley penal protege la integridad corporal de la persona ya que es uno de los derechos fundamentales protegidos por el Artículo 15 de la Constitución Española de 1978:” Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes (…) “.

Seguir leyendo…

La subrogación en el crédito

Este cambio de acreedor se produce cuando un individuo –el subrogado– paga una deuda ajena y ocupa el lugar del primer acreedor, es decir se subroga y como consecuencia de la operación adquiere el crédito tal y como lo tenía el acreedor primitivo con todos los derechos y garantías anexos que puedan existir contra el deudor o contra terceros (fiadores o avalistas).

Seguir leyendo…

La cesión de créditos impagados

A lo largo de la vida de una obligación pueden cambiar tanto la figura del acreedor como la del deudor, aunque las normas en cada uno de los casos son bien diferentes. Esta circunstancia es debida a las diferentes posiciones de cada una de las partes.

Seguir leyendo…